Por: Agustín Pompa
LOS MOCHIS (Debate).- A pesar de los ligeros daños que sufrió durante la época de lluvias y de los bruscos cambios de temperatura que pusieron en riesgo los cultivos de camarón, el sector acuícola terminará el año con buenas cuentas, pues se alcanzarán los rendimientos esperados y seguirá siendo pieza indiscutible de la economía en Sinaloa.

 

Actualmente, en la región centro-norte del estado se siembran alrededor de 22 mil hectáreas que generan una producción estimada en 34 mil toneladas del crustáceo, las cuales se destinan al mercado nacional e internacional.

Las cosechas terminarán a más tardar a mediados de noviembre próximo y en estos momentos llevan un avance del 90 por ciento. "Estimamos que sólo faltan por cosechar alrededor de 2 mil hectáreas", dijo ayer Roberto Arozemena Villarreal.

De acuerdo con los informes del director del Instituto Sinaloense de Acuicultura, este sector se ha estado desarrollando gracias a las medidas de prevención contra las enfermedades y a la incorporación de una mejor tecnología en cada una de las granjas en operación.

Expresó que las siembras de camarón generalmente se realizan en dos ocasiones al año, pero es en la primera cuando se alcanzan a obtener más volúmenes de camarón.

"Los rendimientos que se han logrado obtener alcanzan, en el primer ciclo, hasta una tonelada por hectárea", señaló.
Arozemena expresó que en el segundo ciclo, generalmente la producción disminuye, pero aún así resulta sumamente atractivo para los acuicultores.

Dijo que el crustáceo que se ha cosechado en Sinaloa es de excelente calidad, ya que se ha logrado reducir y casi erradicar la mancha blanca y otras enfermedades.

"Es cierto que en este año tuvimos problemas, pero fueron muy esporádicos. Por eso debo insistir que a la mayor parte de las granjas las cosechas han sido de regulares a buenas", declaró.
Respecto al comportamiento de los precios, el director del ISA señaló que han estado reaccionando favorablemente debido, en gran parte, a que la producción de camarón en bahías y altamar ha sido baja y no ha saturado el mercado nacional.

Aclaró que actualmente el camarón blanco de las tallas 31-35 y 36-40 alcanzan precios de hasta 45 pesos el kilogramo.
Dijo que el mercado seguirá sosteniéndose siempre y cuando no se inunde de camarón procedente de Asia y de otras partes del mundo.

"Para evitar que eso suceda, nosotros estamos sugiriendo al gobierno federal que sea más riguroso en las verificaciones sanitarias. Incluso, también se debe checar la documentación para que no ingrese camarón diferente (en tamaño, por ejemplo) al que se documentó", dijo.

Arozemena declaró también que el sector acuícola se ha desarrollado por el empuje mismo de los productores, porque hasta hoy son pocos los apoyos que ha recibido de la federación.

"No tienen líneas de financiamiento accesibles ni tampoco quien asegure los cultivos. Creo que en esos aspectos ya es hora de voltear los ojos hacia ellos, pues no es posible que sean un motor muy esencial de la economía y que se les siga olvidando", expresó.

Si bien es cierto que los apoyos han estado muy limitados, eso no ha desestimulado a los acuicultores de Sinaloa.
Por el contrario, cada día aumenta el interés por mejorar la producción camaronera.

"Una de las alternativas que pensamos desarrollar para cumplir con esa meta es organizarnos para establecer un calendario oficial de siembras en todo Sinaloa, pues hoy en día no hay uniformidad en ese aspecto", declaró José Corrales Villanueva, presidente de la Junta de Sanidad Acuícola.

Dijo que calendarizando las fechas de cultivo, los acuicultores no serán tan afectados por las temperaturas que generalmente se presentan en verano y tampoco por las lluvias de esa misma época.

"En otras palabras, lo que se busca es sembrar y cosechar en el momento preciso y evitar todo tipo de riesgos ", concluyó el dirigente.

Fuente: http://www.debate.com.mx