(Universia.cl).- En dos proyectos -de un total de seis a nivel nacional- participa la Universidad de Los Lagos en el segundo concurso del Programa de Ciencia y Tecnología aplicada a Marea Roja del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef).

 

“Desarrollo de Procesos y Tecnologías para el Diseño y dimensionamiento de un módulo de detoxificación de moluscos vivos de importancia comercial”, por un monto de 255 millones de pesos, y cuyo director es el investigador Robert Simpferdorfer del Departamento de Acuicultura y Recursos Acuáticos, es un proyecto adjudicado en este fondo, con la ULA como institución principal.

Por su parte, el investigador Daniel Varela del Centro I-Mar de la ULA es el responsable institucional en el proyecto “Desarrollo de herramientas de manejo para la planificación de cosechas de bancos naturales de recursos bentónicos contaminados con biotoxinas marinas”, por un monto de 280 millones de pesos, en el que la Universidad de Los Lagos participa como institución asociada y cuya entidad principal es la Universidad Austral.

Relevancia

Para la encargada institucional de la Universidad de Los Lagos ante Fondef, académica Cecilia Planas, “la importancia de este nuevo logro a nivel investigativo recae en que se trata de un concurso temático sumamente selecto, donde apenas seis iniciativas de todo Chile obtuvieron financiamiento”.

En efecto, a las universidades de Los Lagos y Austral, se unen en la lista de proyectos aprobados (por un total de 1980 millones de pesos) la Pontificia Universidad Católica de Chile, las universidades de Concepción y de Antofagasta, además del Instituto de Salud Pública.

Cabe destacar que el Programa de Ciencia y Tecnología aplicada a Marea Roja tiene como propósito contribuir a la prevención, mitigación y eventual eliminación de los problemas generados por las floraciones algales nocivas denominadas FANs, de las cuales la más conocida es la marea roja, teniendo entre sus metas principales avanzar en las posibles soluciones al problema mediante acciones de investigación y desarrollo, innovación tecnológica, infraestructura, servicios y transferencia tecnológica, y promover iniciativas sobre la base de cuatro líneas centrales de trabajo: prevención y mitigación, realización de investigación y desarrollo (I+D), diversificación y reconversión productiva, y educación y difusión.