SEATTLE.- Los biólogos han descubierto que el abalón negro de la isla San Nicolás en el canal Santa Barbará es resistente a las enfermedades bacteriales mortales, conocidos como el síndrome “withering”. El descubrimiento puede ayudar a salvar a estos raros moluscos intertidales de la extinción, los científicos esperan reproducir estos animales en cautividad para liberarlos en la naturaleza.

 

La isla San Nicolás es un lugar en donde se han registrado brotes severos del síndrome “withering”, dijo Carolyn Friedman, una profesora de la School of Aquatic and Fishery Sciences de la University of Washington en Seattle, explicando la fortaleza de los abalones.

Hay descendientes del uno por ciento de la población que sobrevivió.

Friedman y su colega en el proyecto California Sea Grant, profesor Steven Roberts, también de la University of Washington, están tratando de identificar que genes son responsables para la resistencia y los mecanismos por los cuales esta resistencia es conferida. Este trabajo incluye el estudio de diferencias en la expresión del gen entre el abalón negro de la isla y los de Carmel en Monterey, debido a que los animales están sujetos a altas cargas de patógenos del síndrome “withering”.
“La hipótesis es que estas poblaciones resistente están sujetos a una intensa presión selectiva” dijo Robert. “Los animales que evaluamos de Carmel tienen poco o ninguna presión selectiva del síndrome whitering”.

El síndrome “withering”, el cual causa una severa atrofia en el musculo del pie del animal y es causado por patógenos excretados en las heces de los abalones, se presenta en aguas relativamente cálidas, como las del canal de Santa Barbará.
Aunque la cosecha de abalón negro esta prohibido, el ecologista Hunter Lenihan, profesor de la Donald Bren School of Environmental Science and Management en UC Santa Barbara, cree que la especie tiene dificultades. La especie se ha vuelto rara y se ha convertido en una candidata para la protección bajo el Endangered Species Act federal.

Con el apoyo de la California Sea Grant, Lenihan y sus estudiantes están tratando de identificar las condiciones necesarias para desovar el abalón negro en laboratorio. El cumplimiento del objetivo permitirá obtener animales resistentes a la enfermedad para ser liberados en la naturaleza.

Fuente: Fish Up Date