(El Comercio Digital).- La empresa gallega Marcultura deberá modificar su proyecto de construcción de una granja de salmones y truchas en el embalse de Grandas de Salime si quiere desarrollar la iniciativa. El Principado ha puesto reparos a la ejecución de este plan empresarial que, según las previsiones de la compañía, crearía unos 25 puestos de trabajo directo. Las objeciones se deben al modelo de producción propuesto -mediante unas granjas instaladas en el propio embalse- y que, según la consejera de Medio Ambiente, «podría poner en riesgo la calidad de las aguas».

 

Ahora bien, pese a los reparos, la consejera no se opone a la ejecución de este proyecto siempre y cuando se proponga un modelo de cría y de engorde de los salmones y truchas diferente. Es decir, por ejemplo, mediante un sistema similar al que se emplea en las piscifactorías, donde los peces son alimentados fuera de los cauces de los ríos y el drenaje de las piscinas se realiza mediante un sistema previo de depuración.

La consejera de Medio Ambiente considera que este modelo es el más adecuado desde un punto de vista ambiental, ya que el que emplea jaulas introducidas en masas de agua como el embalse podría causar efectos negativos a los ecosistemas fluviales. Por ejemplo, Belén Fernández apunta a la posible «eutrofización» de las aguas. Es decir, a la disminución del oxígeno de las aguas motivado por un aporte extra de materia orgánica proveniente de la alimentación de los salmónidos.

También considera un «riesgo» la posibilidad de que los ejemplares que se críen puedan escaparse, poniendo en peligro de esta forma a la fauna autóctona.

Belén Fernández recordó que el Principado ya descartó en 2001 la ejecución de un proyecto similar en el pantano de Salime para el engorde de truchas arco iris por su «impacto ambiental severo», un precedente «que hay que tener en cuenta a la hora de tomar decisiones futuras».

Apoyo de Medio Rural

Los reparos que al proyecto inicial pone la consejera de Medio Ambiente contrastan con el apoyo que a la iniciativa ya planteó la viceconsejera de Medio Rural, un departamento que forma parte de la consejería que dirige Belén Fernández. Durante una visita al Alto Navia realizado por Tomasa Arce, la viceconsejera se mostró muy interesada con este proyecto, al que calificó como una iniciativa «muy innovadora».

El proyecto de la granja de salmones está impulsado por la firma gallega Marcultura, una de las empresas punteras del sector agroalimentario y piscícola de España. En él también participa Sadim, una empresa filial de Hunosa. Además, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Grandas de Salime.

El cultivo de salmones y truchas se llevará a cabo en tres fases. La primera, la de cría y alevinaje, se llevará a cabo en la antigua piscifactoría de Vega de Hórreo (Cangas del Narcea); la segunda, la de engorde, en la presa grandalesa, donde se propone colocar 96 jaulas de 12 metros de diámetros. La tercera y ultima se ocupará del envasado para la comercialización del producto. Se llevará a cabo en una planta de precocinados que se construirá en una zona del centro de la región que aún no se ha elegido. La puesta en marcha de todo el proyecto supondrá una inversión de 12 millones de euros.

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com