LA PALMA (El Día).- Tras la preocupación mostrada por el Ayuntamiento de Tijarafe y algunos colectivos sociales de la Isla por las posibles repercusiones medioambientales de la actividad de cría de peces que se está llevando a cabo en la costa tijarafera, concretamente la afección de la misma sobre el fondo marino, la consejera de Agricultura del Gobierno de Canarias, Pilar Merino, ha mostrado su confianza en que las empresas que realizan la actividad de La Palma, al igual que en el resto del Archipiélago, estén cumpliendo la normativa estricta que se les ha impuesto.

 

Merino, que además de reunirse con los agricultores palmeros mantuvo un encuentro con las empresas acuícolas, declaró que en el caso de Tijarafe, donde ya operan varias entidades con más de 20 jaulas, espera que esas reglas se estén cumpliendo atendiendo a todos los requisitos que se les imponen desde la Administración.

La consejera aseguró que "el cultivo de peces es prioritario y se apoyará, pero siempre que sea sostenible con el medio ambiente, porque existe una serie de reglas, un código de buenas prácticas y una normativa muy estricta que se debe cumplir para realizar esta actividad, en la que se deben atender muchísimos requisitos. Desde luego, seguiremos promocionando la misma, con independencia de que hablemos con la Alcaldía de Tijarafe para saber la problemática que le preocupa para resolverla".

Pilar Merino considera que "la acuicultura tiene un potencial inmenso para la Isla y para Canarias en general, de hecho la producción de lubina y dorada ha crecido mucho en los últimos años".

Fuente: http://www.eldia.es