LA PAZ (Andina).- Las siete especies reconocidas de peces que habitan en el lago Titicaca, compartido por Perú y Bolivia, corren el riesgo de extinguirse debido a la pesca indiscriminada y a la existencia de carnívoros foráneos, advirtió Julián Barra Catacora, presidente ejecutivo de la Autoridad Binacional del Lago Titicaca (ALT).

 

Dicha eventualidad será irremediable si no se adoptan políticas de regeneración en un plazo aproximado de diez años, manifestó.
 
Barra Catacora informó que bogas y suches desaparecieron en el lado boliviano, mientras que en el sector peruano del lago quedan pocos ejemplares de estas dos variedades.
 
“En realidad todas las especies están en peligro de ser extintas, pero por lo menos se encuentran en este momento el karachi, el mauri y el ispi. Sin embargo, si las cosas se desarrollan como en las últimas décadas todo podría desaparecer, porque hay varias personas dedicadas a buscar su sustento diario”, señaló.
 
Apuntó que Bolivia y Perú deben hacer un esfuerzo significativo para repoblar el lago Titicaca bajo un ordenamiento pesquero.
 
Resaltó, asimismo, la importancia de educar a los pescadores para que utilicen “medios conservadores de pesca”.
 
“Al menos son siete las especies de peces identificadas en el lago Titicaca: ispi, karachi, pejerrey, trucha, boga, suche, mauri y ahora también la trucha dorada que es única en el mundo”, recordó en diálogo con el diario La Razón de Bolivia.
 
“Si bien no se ha hecho un estudio para definir el grado de riesgo de extinción de los peces, el suche y la boga son los que corren mayor peligro. Ambas especies son difíciles de hallar en el mercado y actualmente son criados en una laguna peruana”, apuntó.
 
Igualmente, refirió que la trucha prácticamente se encuentra desaparecida como especie silvestre en el lago, sin embargo comentó que se ha desarrollado en cautiverio.
 
Por su parte, Didi Flores, responsable del Componente de Desarrollo Hidrobiológico de la ALT, explicó que otra de las causas de extinción es la introducción de peces exóticos como el pejerrey y la trucha, que devoran a las demás especies existentes en el lago.
 
“Éstas (las especies exóticas) fueron introducidas a mitad del siglo pasado. Ello originó que vayan desapareciendo las especies nativas. Por ejemplo, ya ha desaparecido el humanto, que fue legalmente declarado extinto en su medio natural, básicamente por la depredación del pejerrey y la trucha, la contaminación y la sobrepesca”, manifestó.
 
Flores indicó que en los mercados se observan “juveniles”, es decir, peces a los que no se les ha dejado crecer ni reproducirse.
 
“Lo mismo pasa con las especies nativas. Los pescan en épocas de reproducción y no dejan que continúen con el ciclo de vida correspondiente”, agregó.

Por otro lado, señaló que pese a haber sido producida hace una década en el lago Titicaca, la trucha dorada es una variedad que aún se encuentra en proceso de evaluación.
 
Indicó que por las características que presenta el especimen podría ser usado para la pesca deportiva.