Con el propósito de conocer de cerca las experiencias de cultivo y repoblamiento que ha desarrollado desde 1993 Cimarq-Quintay junto a la comunidad de pescadores de Quintay, los miembros de la Federación de Pescadores Artesanales de Pichilemu pudieron informarse y analizar las posibilidades de replicar gradualmente técnicas similares a las realizadas con el erizo comestible (Loxechinus albus).

 

Los visitantes conversaron y analizaron con los profesionales del organismo de la Universidad Andrés Bello, las potencialidades de su zona extractiva, que presenta una dinámica muy particular, ya que esta expuesta a condiciones meteorológicas adversas durante la mayor parte del año, con fuertes vientos y oleaje que producen grandes desplazamientos de arena, pudiendo inutilizar de un momento a otro, áreas que poseen abundantes de organismos bentónicos.
 
Carlos Bozo, presidente de la Federación de Pescadores de Pichilemu, explicó que sus pescadores “buscan informarse de otras realidades que puedan expandir sus expectativas y conocimientos, aplicables en una zona, en que el principal rubro comercial es la extracción y recolección de algas para al área industrial”
 
Por su parte Rene Barrios, Alcalde de Mar de Quintay y Dirigente Nacional de Pesca Artesanal presentó su experiencia en la creación, puesta en marcha y desarrollo del proyecto de Áreas de Manejo en la zona, como un plan que ha retornado a Quintay gran abundancia biológica, permitiendo una explotación sustentable de los recursos costeros.

Fuente: Boletín UNAB