(La Voz de Galicia).- A río revuelto, ganancia de pescadores. Y como las aguas del río gallego de la acuicultura bajan más que turbias, en Portugal se frotan las manos. Fuentes del sector mejillonero afirmaron ayer que el país vecino ya está ofertando suelo a bajo precio y «condiciones especiales» para la implantación de empresas gallegas de los sectores relacionados con los productos del mar.

 

El propio primer ministro José Sócrates recordó hace poco más de un mes en Mira, durante la presentación oficial del proyecto de Pescanova, que la acuicultura ha sido considerada por su Gobierno como uno de los cuatro sectores estratégicos, junto a las energías renovables, el turismo y el ramo forestal. Por este motivo, Sócrates afirmó que Portugal «recibirá con las manos abiertas» cualquier proyecto serio en estos campos.

Las fuentes consultadas ayer por La Voz aseguraron que entre la fronteriza localidad de Caminha y Viana do Castelo se concentra la oferta de suelo lusa para las depuradoras gallegas ubicadas en zonas costeras de dominio público marítimo terrestre y ahora amenazadas con la no renovación de sus concesiones administrativas.

Las «condiciones especiales» a las que aluden los municipios portugueses pasan por facilitar los trámites administrativos para la instalación de plantas, hasta la exención de algunas tasas nacionales y locales por tratarse de inversiones extranjeras.

Sin duda, Pescanova ha sido el mayor fichaje del sector captado por Portugal en Galicia. El Gobierno luso declaró el proyecto de la multinacional viguesa «de interés nacional» y solventó todos sus permisos en un tiempo récord de apenas 18 meses.

Proyectos lusos

No se trata de la única firma del sector implantada en Galicia que ha clavado su mirada al otro lado de la raia . También en el municipio de Mira, ubicado en el distrito de Coímbra, entre Oporto y Lisboa, los directivos de Stolt Sea Farm analizan posibles localizaciones en el entorno del complejo previsto por Pescanova. De materializarse este proyecto, sería la segunda granja de cultivo del grupo luxemburgués en Portugal. Ahora mismo mantiene abierta una pequeña piscifactoría a escasos 20 kilómetros de Mira que produce 300 toneladas de rodaballo anuales.? En la actualidad, además, casi el 90% de los parques industriales del norte luso están copados por empresas gallegas, ante la falta de suelo en Galicia.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/