LA CORUÑA (Agroprofesional).- La Xunta de Galicia quiso ayer sacar hierro a la polémica sobre la viabilidad de las plantas de acuicultura de la comunidad, y lo hizo negando que vayan a tener que irse de la comunidad por problemas jurídicos.

La conselleira de Pesca, Carmen Gallego, aseguró en las últimas horas que “ninguna empresa va a tener que marcharse por estar ocupando terrenos de titularidad estatal”, en referencia a las piscifactorías que funcionan en espacios de dominio público. Según dijo, será la Xunta y no el Gobierno “la que marque el calendario”.

En estos momentos el Ejecutivo autonómico está “estudiando” la situación de todas aquellas explotaciones cuyas concesiones han caducado. Cuando finalice esa fase comenzará otra de “negociación” para “compatibilizar el medio ambiente con la viabilidad de esas empresas”.

Sobre el caso concreto de la planta que Stolt Sea Farm tiene en Muxía (La Coruña), Gallego afirmó que la empresa tiene prevista una ampliación “que le permitirá aumentar su producción”, y recordó que el ministerio se ha comprometido a esperar a que se estabilice la producción para “liberar” una parte que ocupa terrenos de dominio público.

Cree la conselleira que no hay peligro de fuga de inversiones a día de hoy, y recalca que tanto la firma luxemburguesa como otras que se dedican a la acuicultura en Galicia “tienen proyectos en otras partes”. En todo caso insistió en que Stolt Sea Farm tiene previsto desarrollar proyectos también en Camariñas y Carnota, dos localidades de la Costa de la Muerte.

Fuente: http://www.agroprofesional.com