Puerto Montt (El Llanquihue). El diputado Patricio Vallespín (DC) expresó que si bien no conoce en profundo la iniciativa del senador Camilo Escalona, no hay que cerrarse a ninguna posibilidad.

 

Yo soy partidario de buscar instrumentos que permitan que los recursos que genera la industria acuícola se queden en la zona; quizás puede ser lo que plantea el senador, aunque yo discrepo del fondo de lo que significa un royalty, porque puede desincentivar la inversión", comentó.

 

El parlamentario relató que no se puede desconocer el desarrollo que ha provocado la salmonicultura, pero dijo que junto a ese crecimiento se debe buscar la fórmula para que los tributos que hoy paga la industria queden en la Región.

 

"Lo planteado por Escalona no es improcedente, pero el concepto lo complejiza, porque cuando hablamos de royalty, lo hacemos para referirnos al impuesto a la extracción de productos no renovables", sostuvo.

 

Vallespín comentó que no será tan fácil la presentación del proyecto, ya que se debe alterar el proceso tributario y eso requerirá el patrocinio del Ejecutivo y no podría ser presentado al Congreso a través de una moción parlamentaria.

 

Ideología

 

Por su parte, el diputado UDI, Carlos Recondo, expresó que la idea de Escalona responde a la ideología de izquierda, que buscan atacar de cualquier forma el bolsillo del empresariado. De hecho, el parlamentario se preguntó para qué el Gobierno quiere más recursos, si teniendo un balanza fiscal altamente positiva, con retornos históricos producto del cobre, el crecimiento del país es mediocre.

 

Además, el diputado recordó que el royalty a las mineras sería ocupado en investigación y desarrollo, "pero ahora no saben en qué gastarlo y el propio Nicolás Eyzaguirre salió diciendo que los fondos pueden ser utilizados en otras áreas, entonces para qué más tributos", se cuestionó.

 

Al igual que Vallespín y la diputada Marisol Turres, Recondo sostiene que los recursos recaudados del tributo de las salmoneras debieran quedar en la Región "y que no vayan a parar a Santiago para financiar más líneas del metro u otros proyectos millonarios como el Transantiago".

 

Para el parlamentario, lo planteado por el senador Escalona y que fue apoyado por el diputado Espinoza, "revela claramente lo que significa que el país esté gobernado por la izquierda, ya que su principal objetivo es cómo regular, intervenir y recaudar más recursos de la empresa privada".

 

El problema, dijo Recondo, es que esa es una ideología añeja, que no dio resultado en el mundo para salir de los problemas. "Porque a las industrias que atacan son las que le han permitido al Gobierno contar con recursos que van a parar a Santiago o se pierden en la corrupción", recalcó.

 

El diputado explica que no son justas las acusaciones que dicen que los políticos de derecha son los defensores de la industria acuícola. "Yo defiendo la industria por una cuestión de principios, porque con reglas claras la empresa privada puede generar desarrollo y empleos, y recursos para la acción social", comentó.

Fuente: http://www.diariollanquihue.cl