Este mes Franklin Harbour ha sido cerrado para los productores de ostras, después de que se realizaron una serie de pruebas que revelaron el incremento de los niveles de pinnatoxin en los mariscos de la bahía.

 

Esta es la segunda vez en este año que la bahía ha sido cerrada debido a la detección de pinnatoxinas por la South Australian Shellfish Quality Assurance Program (SASQAP).

Sin embargo, los científicos de Primary Industries and Resources SA (PIRSA) permanecen inseguros de que la causa o ramificaciones de la presencia de toxinas en la aguas locales.

Se conoce poco sobre la pinnatoxinas, y no se ha registrado evidencia de que generen enfermedades en los humanos, pero su presencia en las ostras locales hace que estas no se puedan exportar.

“Debido a que las ostras se alimentan a través de la filtración, ellas pueden concentrar las toxinas si estas están presentes en el ambiente” expresó David Cunliffe del SA Department of Health.

“Las pinnatoxinas están emergiendo, es una toxina que se presenta de forma natural”.

“No estamos seguros de la fuente exacta de la toxina y desconocemos las condiciones bajo las cuales esta aparece…no tenemos mayor información sobre la pinnatoxina y sus impactos en la salud humana, de esta forma este cierre es por precaución” informó Cunliffe.

Cunliffe indicó que solo Franklin Harbour viene siendo afectado por la prohibición.

Peter Williams, presidente local de la Aqaoysters, manifesto que los productores locales están seguros de que la presencia de pinnatoxinas no es un tema serio. “Todas las ostras vienen creciendo en perfectas condiciones, para alcanzar los más altos estándares” destacó Williams.

Fuente: Yourguide