(El Comercio Digital). Las empresas conserveras españolas facturaron un total de 1.200 millones de euros en el ejercicio 2006, lo que supone un aumento del 7,4% respecto al anterior.

 

El volumen de producción aumentó un 4,7% hasta alcanzar las 325.000 toneladas. Así lo informó el secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfanco), Juan Manuel Vieites, quien presentó el balance de actividad del sector, que cuenta con 147 empresas operativas y más de 15.500 trabajadores.

Vieites señaló que el sector «está satisfecho con los resultados» del año pasado, en el que las cifras de exportación también registraron incrementos importantes. Según los datos facilitados, que reflejan el período enero-octubre de 2006, el volumen de productos exportados creció un 8% y el valor de estos productos aumentó un 13,56%.

El atún sigue siendo la especie 'estrella' en el sector, con una producción de más de 190.000 toneladas y un valor de 470 millones de euros, seguido por la sardina, con 28.600 toneladas y un valor de 87,8 millones. De entre todas las conservas producidas por el sector, el atún, la sardina, los mejillones y la caballa han crecido en volumen de producción, mientras que otras, como el pulpo, los calamares, los berberecho, las navajas o las almejas, han reducido su presencia.

En cuanto a los retos del futuro, Vieites explicó que la meta de Anfaco es que el sector incremente su productividad un 3% anual y su valor entre el 4% y 4,5% cada uno de los próximos siete años.

Para ello, el secretario de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos apuntó varias medidas para modernizar el sector, como la apuesta por el I+D+i, la mejora en la eficiencia logística, la mejora en la mercadotecnia, los planes de formación de los trabajadores o el aumento del valor añadido de los productos.

Competencia de Asia

El secretario general de Anfaco recordó que la principal preocupación del sector es la posible liberalización de los mercados por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que permitiría el concurso de países del sureste asiático, como Tailandia, Filipinas o Taiwán, que «distorsionaría» el actual panorama de los productores de conservas de atún.

En ese sentido, explicó que el sector español pretende crear un «frente común» en la UE, junto con los países del Pacto Andino o del eje África-Caribe-Pacífico, para reclamar a la OMC que mantenga el 'status quo' arancelario y no rebaje esas tasas del 24% al 7%, como se ha propuesto. Vieites afirmó que las empresas españolas «no pueden competir en precio» con estas conserveras, sino que debe hacerlo con otras «armas», como la calidad de los productos.

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com