ROMA (EFE).- La acuicultura responsable es la única forma de hacer frente a la creciente demanda de pescado, dado que la pesca actual ha alcanzado su nivel máximo de producción y no será capaz de cubrir el aumento de población, ha informado hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

 

Para mantener los niveles actuales de consumo en 2037, cuando la población haya crecido en otros dos mil millones de personas, hará falta producir 37 millones de toneladas de pescado más al año, ya que la pesca tradicional ha alcanzado sus niveles máximos.

La FAO ha informado hoy a un grupo de responsables de la pesca a nivel mundial, reunidos en Roma, de que ello sólo será posible a través de una acuicultura responsable.

En veinticinco años, la piscicultura ha sido una de los sectores de producción alimentaria de más rápido crecimiento, con un aumento anual del 8,8 por ciento desde 1970, frente al sector ganadero que creció con una tasa de sólo el 2,8 por ciento anual en el mismo periodo.

Actualmente, cerca del 45 por ciento de todo el pescado para consumo humano, un total de 48 millones de toneladas, procede de piscifactorías.

Para el 2030, la acuicultura necesitará producir cerca del doble de la cantidad citada sólo para mantener los niveles de consumo.

El director general de la FAO, Jacques Diouf, subrayó hoy en la reunión de expertos mundiales que el desarrollo ulterior de la acuicultura debe ser una nueva prioridad en la agenda del desarrollo internacional.

Diouf exigió decisiones políticas adecuadas sobre el uso de los recursos naturales y una gestión medioambiental responsable para sostener y mejorar el crecimiento de la acuicultura.

Según datos de la FAO, la acuicultura no sólo ayuda a reducir el hambre y la desnutrición al proporcionar alimentos ricos en proteínas, ácidos grasos, vitaminas y minerales, también crea empleos y mejora los ingresos económicos.

En Asia, por ejemplo, la acuicultura da empleo de forma directa a unos doce millones de personas.

Sin embargo, una excepción preocupante al auge de la acuicultura es Africa, la única región del mundo en la que el consumo per cápita de pescado ha caído en picado, con una participación de menos del 1 por ciento del total de la acuicultura a nivel mundial.

'Africa tiene todo el potencial de recursos para el crecimiento de la acuicultura' y debe ser una 'región prioritaria' para las ayudas destinadas a promover el desarrollo de este sector, según la FAO.

Precisamente, en el marco de esta reunión, el Ministerio español de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y la FAO firmarán mañana un convenio para desarrollar programas de gestión sostenible de las pesquerías del Mediterráneo occidental y central.

La Secretaría General de Pesca Marítima del MAPA aportará al proyecto, que contará un presupuesto de 1.200.000 euros para los tres años que durará, un 75 por ciento de los recursos globales.