(Diario Financiero).- La posibilidad de nuevos brotes en Chiloé encendió nuevamente las alarmas en la industria y el debate sobre los niveles de responsabilidad en la persistencia del mal.

 

Pese a que el virus ISA se mantendría bajo control, gracias a un plan conjunto impulsado por las salmoneras y el gobierno, la posibilidad de nuevos brotes de la enfermedad en Chiloé encendió, otra vez, las alarmas en la industria y también el debate sobre los niveles de responsabilidad en la persistencia del mal. En este último plano, no han faltado acusaciones contra los privados y el sector público.

Productores locales y otros actores se están organizando para atacar el problema. De hecho, ayer las autoridades se reunieron con algunos representantes de la industria en el marco del Taller Técnico sobre ISAv-Chile 2007, que se realizó a puertas cerradas entre lunes y martes en Puerto Varas.

A la reunión no pudo ingresar la prensa, ni tampoco representantes de organizaciones ambientalistas que han seguido de cerca la evolución del virus ISA en el país. La situación epidemiológica no ha dejado indiferente a las organizaciones medioambientales, las que ven con ojos críticos las medidas que han adoptado las autoridades para atacar el problema.

Al no ser invitados al taller, PureSalmon organizó un evento paralelo en idéntico horario y en el mismo hotel (Hotel Los Alerces). Previamente, Andrea Kavanagh, directora de la entidad, dijo que “la mala gestión y la negativa del gobierno chileno a tomar acción contra la industria continuará dañando a todos quienes están conectados con ella, incluyendo a los consumidores e inversionistas”.

Kavanagh agregó que “no es sólo la industria la que debería tener verguenza acerca de esta situación, sino que también el gobierno, por fracasar en hacer su trabajo de regulación de esta industria”. El taller, en el que no participó Kavanagh, fue convocado por Sernapesca y SalmonChile, auspiciado por la salmonera Marine Harvest –que hasta el momento es la salmonera que ha visto más afectada su producción en Chile por el virus ISA- y las farmaceúticas que desarrollan productos para atacar plagas que afectan a esta industria.

Propuestas

La semana pasada, Skretting organizó la Primera Conferencia sobre Salud de Peces. En ella, el médico veterinario y gerente general de Thinknet, Óscar Gárate, expuso que una estrategia sanitaria para la industria debería incorporar programación coordinada para el control de enfermedades, como la que se realizó a través del proyecto G6, que reúne a las seis empresas más importantes del sector; coordinación en la producción (descentralización y descansos conjuntos); control de los efluentes en las plantas de proceso; mejorar la calidad de los smolts; e incrementar la bioseguridad en los centros de cultivo.

Fuente: http://www.diariofinanciero.cl