Una plaga de medusas ha causado la muerte de más de 100.000 salmones en una gran granja piscícola en aguas costeras de Irlanda del Norte.

 

Las medusas, que ya obligaron a cerrar algunas playas mediterráneas este verano, han llegado en cantidades nunca vistas a aguas británicas.

Millones de ellas cubrieron un área de más de 27 kilómetros cuadrados y hasta 13,6 metros de profundidad donde estaba instalada la granja de la empresa Northern Salmon Co.

El ataque sin precedentes de esos celentéreos causó la muerte de más de 100.000 salmones valorados en más de 1.4 millones de euros, informa hoy el diario 'The Times'.

El ataque, que se produjo la semana pasada en dos bahías del este de Irlanda del Norte, Glenam Bay y Red Bay, pone en peligro el futuro de la empresa.

Los salmones murieron a consecuencia de las heridas y del estrés causado por las picaduras de las medusas.

En un determinado momento, el personal de la empresa trató de llegar en barcas a las jaulas donde estaban los salmones para intentar salvarlos, pero la densidad de las medusas era tal que les impidió llegar a tiempo.

'No había visto nada igual en treinta años. Fue algo sorprendente. El mar había adquirido una coloración roja con tanta medusa. No pudimos hacer nada', declaró John Russell, director gerente de la empresa.

Northen Salmon Co. suministra salmón a algunos de los mejores restaurantes de Londres e incluso a la Casa Real a la vez que lo exporta a hoteles y restaurantes de varios países europeos e incluso de Estados Unidos.

No es la primera vez que las granjas piscícolas sufren un ataque de medusas, pero nunca de esta magnitud. Es muy raro que esos animales se aventuren en las frías aguas de las costas británicas.

Los científicos atribuyen el incremento de ese tipo de medusas malvas al calentamiento de las aguas oceánicas y a la progresiva desaparición de los peces que se alimentan de ellas.

Fuente: EFE