(El Periodico de Aragón).- La ciudad de Zaragoza contará finalmente con un centro de cría en cautividad de Margaritífera Auricularia en el 2008. Así lo aseguró el director general de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad del Gobierno de Aragón, Alberto Portero, en las jornadas que se celebraron en el edificio Pignatelli sobre esta almeja de agua dulce, que se encuentra en peligro de extinción en todo el planeta y que tiene en la comunidad aragonesa la principal colonia.

 

El Departamento de Medio Ambiente está a la espera de que Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) dé luz verde a la instalación de la reserva en el lugar elegido, ubicado en las proximidades del Canal Imperial de Aragón, y muy posiblemente cerca de Luceni, ya que es ahí en donde vive la mayor población mundial de la especie, compuesta por más de 4.000 ejemplares.

Este centro de rescate será como un reservorio, un lugar seguro con aguas limpias de mejillón cebra para cuando el Canal Imperial estuviera más afectado por el bivalvo invasor. La reserva consistiría en un desvío del Canal en forma de by-pass.
De hecho, en la estrategia nacional para la conservación de esta almeja deja claro la necesidad de crear esta especie de acuarios o reservas en donde preservar la especie cara al futuro.

El director general de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad explicó asimismo las principales líneas de trabajo realizadas por el Gobierno aragonés en el centro de La Alfranca en cuanto a la conservación del hábitat de la margaritífera auricularia, así como sobre la investigación de su ciclo reproductor.

Porque, que se sepa, esta almeja no se reproduce desde hace décadas debido a los cambios del ecosistema de las aguas y a la necesidad de convivir con un pez hospedador, el esturión, que también está en peligro de extinción, el esturión. De ahí que los estudios vayan encaminados a comprobar si el pez fraile, endémico del río Ebro, puede suplir al esturión.

Las I Jornadas Técnicas sobre la Margaritífera se centraron en el presente y futuro de esta especie. Expertos de diferentes comunidades autónomas pusieron en común sus experiencias en un foro con más de cien participantes.

Por otro lado, los grupos ecologistas han alertado de las consecuencias negativas que para la población de margaritíferas pueden estar teniendo tanto el corte de agua en el Canal Imperial, la masiva realización de obras en la infraestructura, y las heladas de estos últimos días. El escaso volumen de agua impide que exista inercia térmica, lo que perjudica a la especie.

Fuente: http://www.elperiodicodearagon.com