(Diario Aysen). Un nuevo y fuerte temblor de mayor duración se produjo a las 06.00 de la madrugada de este domingo en la Undécima Región, provocando nuevamente pánico en la población.

 

Este nuevo sismo, entre grado 5 y 6 de la escala de Mercalli, se sintió en toda la región e inclusive en localidades del sur de la región de Los Lagos, como Palena y Futaleufú. En Coyhaique, igualmente fue intenso.

El sismólogo Sergio Barrientos había advertido la posibilidad de nuevos movimientos telúricos, reiterando que el epicentro está a 20 kilómetros al noroeste de Puerto Chacabuco, cerca de la Isla Mentirosa, que felizmente no está poblada.

Recordemos que recientemente, en las cercanías de Puerto Aysén, en Puerto Luma se produjo un derrumbe que ocasionó daños y pérdidas en una empresa productora de salmones.

Sobrevuelo de ONEMÍ

El director regional de ONEMI, Juan Azócar, señaló que ante el nuevo temblor de mayor escala que afectó a la zona, sobrevolaron alrededor del epicentro con el fin de observar la situación del sector.

Las condiciones se mantienen estables, por lo que es preciso tener presente que los temblores podrán seguir ocurriendo por un espacio imposible de determinar.

Senador Horvath hace advertencias

El senador Antonio Horvath, quien permanece en Santiago recuperándose de la operación de coronarias, declaró que ha seguido el fenómeno a la distancia, recopilando antecedentes, con la ayuda de información satelital, señalando en la zona hay más de 24 pequeños conos volcánicos, en el área, que se llaman volcanes parásitos.

Horvath dijo que se ha mantenido en contacto con la intendenta Viviana Betancourt, pero estima que los productores de salmones que tienen complejos en el área, deberían sacar la producción del lugar.

“Esto es al noroeste del río Cuervo y en el sector de Puerto Pérez, donde hay 24 volcanes parásitos. Esto es como una olla a presión por el cual el magma o la lava, está tratando de salir. Esto lo estoy trabajando con don Oscar González-Ferrán, vulcanólogo y Luis Donoso, geofísico. Yo sugerí a ONEMI que contraten información de imagen satelital que indica las variaciones de temperatura, vegetación y variación física del lugar”, dijo Horvath. Estima que de aflorar un volcán podría haber una erupción de hasta nueve kilómetros de ceniza, como ocurrió en el área del Lonquimay en 1988.

Fuente: www.diarioaysen.cl