Los reguladores pesqueros del Golfo han reabierto el debate sobre la piscicultura, incrementando la posibilidad de que las enormes jaulas para la crianza de peces puedan algún día estar colgadas de las plataformas de petróleo oceánicas en el Golfo de México.

 

Mientras que los esfuerzos experimentales para criar peces en jaulas en el Golfo han fallado, el Gulf of Mexico Fishery Management Council esta ocupado en preparar una enmienda de 300 páginas, que podría permitir la crianza de peces en el Golfo.

El consejo ha preparado una audiencia pública sobre acuicultura para el 13 de diciembre en Mobile.

Los que apoyan a la acuicultura indican que la pesca industrial esta moribunda, debido a la eficiencia de las modernas técnicas de captura que han reducido las poblaciones de peces en el mar, a pesar de las regulaciones federales diseñadas para limitar las capturas y proteger las poblaciones de peces.

Ellos indican que la crianza de peces en jaulas es la única forma de salvar la actividad pesquera en el Golfo; además de incrementar las oportunidades recreacionales y proveer de empleo.

Pero algunos científicos resaltaron que los excrementos de los peces y el alimento no consumido proveniente de las jaulas de crianza, vienen contaminando las aguas costeras en Noruega, Escocia, Grecia, entre otros lugares. Las enfermedades podrían diseminarse con mayor rapidez a las poblaciones silvestres; y que miles de peces podrían escapar de cautividad, reproduciéndose con las poblaciones silvestres en USA, acorde con los funcionarios de US Fish & Wildlife.

Pero los experimentos exitosos en los últimos años en Puerto Rico y Hawái dan esperanza a los impulsores de la acuicultura, quienes argumentan que la tecnología permitirá debatir las preocupaciones de los ambientalistas.

Fuente: Hunts Ville Times