HUINGANCO (Río Negro).- Hace tres años y con muchas expectativas se ponía en marcha en Huinganco un emprendimiento productivo para abastecer el mercado local y regional: un criadero de truchas donde actualmente se trabaja con miras a ampliar las redes de comercialización y reactivar la piscifactoría para darle valor agregado al producto teniendo en cuenta los excelentes resultados que dio hace unos años la trucha ahumada.

 

El municipio invirtió alrededor de 60.000 pesos -aporte provenientes de la Jefatura de Gabinete- para poder recuperar un terreno en el paraje Bella Vista, con miras a instalar allí un criadero de truchas.

Se construyeron en este lugar, situado a 30 kilómetros de la localidad de Huinganco seis piletas de 12 metros de largo por 3 de ancho y un tanque, contando actualmente con otro en construcción.

En las piletas cuidadosamente seleccionados se encuentran desde alevinos hasta las truchas de 300 gramos que son que se encuentran en condiciones óptimas para la venta, peso al cual llegan después de 8 meses.

Para el intendente de Huinganco, Luis Sepúlveda, resulta "increíble que la naturaleza los haya premiado con el agua que brota de los cerros" y que ellos captan a través de cañerías para distribuir en las piletas.

Actualmente además de las piletas cuentan con una sala de incubación utilizada para recuperar los alevinos más pequeños.

El cuidador del lugar Martín Benavídez es el encargado de clasificar las truchas que van en cada piletas, proveerles el alimento y seleccionar las que están en condiciones de comercializarse.

Vive allí en compañía de su familia, rodeado de un paisaje donde no falta los cerros, ríos, arroyos, el verdor de las vegas, los ciruelos,los cerezos, los sauces y frondosas alamedas (ver recuadro).
 
Apuesta
 
Para el jefe comunal la iniciativa no se limita a ser sólo un emprendimiento productivo con miras a abastecer el mercado local, dado que se comercializa en Huinganco y la vecina Andacollo.

Cuentan con 50.000 ejemplares y firmes aspiraciones a poder ampliar el mercado y las redes de comercialización.

Para ello además de las truchas, se trabaja para poner en funcionamiento la piscifactoría de Huinganco, para poder realizar el ahumado y ofrecer también este producto al mercado en las condiciones que se exigen para el caso.

De todos modos, también hay otros procesos de industrialización cuya puesta en práctica se estudiará. Tal es el caso, por ejemplo, del envasado de truchas al aceite.

Por otra parte poseen reproductores en la zona de El Manzano donde existen 180 hembras y 200 machos.
Huinganco es una localidad del norte de la provincia, conocida como el "jardín de Neuquén".

Allí además del vivero y los bosques comunales, principal recurso económicos, intentan que la elaboración de dulces artesanales, como los de rosa mosqueta y guinda, y el criadero de truchas se conviertan también en emprendimientos económicos de importancia para darles a sus habitantes nuevas fuentes de empleo y riqueza.

Las condiciones para ello están dadas y la crianza de truchas es un aporte.

Fuente: http://www.rionegro.com.ar