Isidro de la Cal, grupo líder en la producción y comercialización de productos frescos de la pesca, ha desmantelado de forma provisional, según la empresa, su granja marina de O Barqueiro, en el municipio de Mañón, donde cría en cautividad alevines de abadejo y besugo.

 

El vicepresidente del grupo empresarial Isidro de la Cal, José Antonio Bretón, explicó que las jaulas marinas situadas en la ría de O Barqueiro para el engorde de los alevines fueron trasladadas de forma temporal al puerto de Lorbé, en el concello de Sada, para ser reparadas y mejoradas. «Se trata de un ajuste de producción, simplemente», dejó claro. De hecho, está previsto reinstalarlas el próximo verano.

Sin embargo, este desmantelamiento ha llevado consigo la rescisión de los contratos de algunos de los trabajadores de la granja marina, que manifestaron a este periódico su malestar, pues temen que se trate de un cierre definitivo o que Isidro de la Cal haya decidido trasladar las jaulas marinas a otro emplazamiento «tras el cobro de las subvenciones».

En este sentido, José Antonio Bretón señaló que «no se trata de una planta en tierra, como tenemos en Meirás (Valdoviño), sino que las personas que había contratadas en O Barqueiro, que no son más de cinco o seis, se encargan de dar de comer a los peces y vigilar que las redes se encuentren en buen estado». Además, apuntó que algunos de los empleados han sido recolocados en otras plantas del grupo: «Cuando se retome la actividad se volverán a hacer los contratos, pero no vamos a estar pagando a empleados cuando no hay jaulas ni alevines».

Generaciones

Sobre por qué se produce este desmantelamiento temporal, el vicepresidente de Isidro de la Cal comentó que, normalmente, las generaciones de alevines se suceden sin que apenas haya espacio de tiempo entre un proceso y otro. No ha sido así en esta ocasión: «Otros años enlaza una generación con otra. En este caso, salió antes, circunstancia que hemos aprovechado para reparar las instalaciones. Cuando tengamos los alevines listos para reimplantar las jaulas, retomaremos todo el procedimiento». El viernes pasado, Bretón avanzó que en verano del 2008 estará de nuevo toda la infraestructura en Mañón.

También dejó claro, para tranquilidad de los trabajadores, que el grupo sigue apostando por la ría de O Barqueiro para la ubicación de las jaulas donde termina el proceso de engorde de los peces desde hace unos cinco años. «Es solo un parón temporal», insistió el vicepresidente del grupo.

De hecho, José Antonio Bretón indicó que la idea de la compañía, lejos de cerrar plantas, pasa por duplicar la producción de besugo y, más adelante, la de abadejo. «Se trata de un proceso largo, que no depende solo de nosotros, sino de que las Administraciones nos concedan los permisos», afirmó Bretón.

Explicó también que un aumento de la producción no llevará consigo necesariamente una ampliación de las instalaciones: «En las que tenemos en Valdoviño, aún disponemos de espacio que podemos utilizar. Sí sería posible que aumentásemos el número de jaulas, aunque todo depende de un plan acuícola».? Fuentes de la Consellería de Pesca indicaron que no tienen conocimiento de que la planta que el grupo Isidro de Cal posee en el municipio de Mañón haya cerrado, «nin tampouco se tramitou recentemente ningunha subvención ou trámite similar que supoña un traslado das instalacións».

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es