(DW-World). Muchos países latinoamericanos son importantes proveedores de camarón en los mercados internacionales. Un proyecto de cooperación alemán busca implantar la pesca y cría ecológica de este crustáceo en Costa Rica.

 

Las exportaciones de camarón representan un importante ingreso de divisas para numerosos países en desarrollo. Es el producto pesquero con más demanda mundial, cuya captura en el mar asciende cada año a 3,5 millones de toneladas. Otras 2,4 millones provienen de la acuicultura. Sin embargo la técnica tradicional de arrastre supone graves daños al ecosistema y pérdidas inútiles de especies marinas que quedan atrapadas en las redes de los pescadores. Según cálculos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cada año se desperdicia un 8% de todas las capturas, 7 millones de toneladas de pescado.

 

Mantener la biodiversidad

 

Desde el 2002 la empresa germana Ristic AG, con sede en Nuremberg, invierte en la costa del pacífico en Costa Rica. La empresa sostiene que aunque persigue fines económicos y actúa en un mercado competitivo, la prioridad es mantener la biodiversidad del mar y con ello garantizar la preservación de los recursos marítimos. En cooperación con pescadores, autoridades locales, e investigadores de la Universidad de Costa Rica, la empresa coadyuva a que la pesca de camarón en  Costa Rica se haga de manera ecológica, y con ello asegura su preservación a largo plazo.

 

La demanda de camarón aumenta constantemente en Europa. Tan sólo el consumo per cápita en Alemania ascendió a más de 15,5 kilos el año pasado. Es necesario importar el 85% de la demanda interna de camarón. Varios cientos de toneladas provienen de Costa Rica. Los países en desarrollo suministran el 90% del camarón que se consume en los países desarrollados, cuyo valor asciende a 8.000 millones de dólares anuales. En países europeos, los consumidores prefieren los productos que son compatibles con el medio ambiente, máxime tratándose de productos como el camarón.

 

Camarón cultivado ecológicamente

 

Junto con la Universidad de Costa Rica, la empresa bávara Ristic AG, participa en un proyecto para la pesca de camarón en aguas profundas y otro proyecto de acuicultura. Los pescadores trabajan, monitoreados por los investigadores, con nuevas técnicas de pesca que no dañan el lecho marítimo. Sin embargo la mayor parte de las exportaciones que llegan desde Costa Rica a Baviera, provienen de cultivos en el norte del país.

 

La organización pro-medio ambiente Greenpeace sigue el proyecto desde hace tiempo y ha emitido un juicio positivo. "En general acogemos positivamente todo esfuerzo por preservar los recursos y la biodiversidad marina", dice Antje Helms de la organización Greenpeace.

Fuente: http://www.dw-world.de