ALICANTE.-  Los investigadores de la Universidad de Jaume I (UJI) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) patentaron un método innovador para remover los contaminantes orgánicos, como residuos de pesticidas, de moluscos bivalvos.

 

La nueva técnica incrementa la tasa de remoción de compuestos orgánicos por un factor de dos o, dependiendo del tipo de contaminante, por cuatro con respecto a otros métodos usados actualmente.

Los moluscos bivalvos (mejillón, ostras, almejas y berberechos, entre otros) obtienen sus alimentos mediante la filtración de agua de mar, con la finalidad de retener las partículas orgánicas. Pero juntos con los nutrientes, los moluscos también tienden a acumular otras partículas suspendidas como contaminantes orgánicos, los cuales luego entran al organismo humano cuando se consumen moluscos.

El cultivo de moluscos bivalvos en áreas someras cerca de áreas urbanas, industriales y agrícolas, podrían causar que estos organismos acumulen contaminantes orgánicos, incluidos pesticidas, hidrocarbonos policiclicos aromáticos, bifeniles policlorinados, dioxinas, furanos y disruptores endocrinos. El elevado consumo de estos animales contaminados durante periodos de intensa contaminación representa una preocupación seria para la salud pública.

De acuerdo a numerosos estudios, la exposición crónica a los pesticidas y a los otros contaminantes mencionados, esta asociado al incremento en el riesgo de desarrollar cáncer y ciertos desordenes neurodegenerativos como la enfermedad de Parkinson. Además, los disruptores endocrinos pueden interactuar con los sistemas metabólicos de los animales y humanos, y deteriorar un número variable de funciones del desarrollo.

A la fecha, la descontaminación consiste en el tratamiento de los moluscos bivalvos con agua filtrada y esterilizada, o por la aplicación de presión hidrostática a altas temperaturas por 48 horas. Sin embargo, la remoción completa de los pesticidas de los tejidos de los moluscos bivalvos requiere de varios días, de esta forma los tratamientos convencionales no pueden ser suficiente.

“El método que hemos desarrollado nos permite mejorar este proceso y remover los pesticidas de los tejidos de los moluscos dos o hasta cuatro veces más rápido, dependiendo del tipo de contaminante. Esto también incrementa la tolerancia al estrés oxidativo” dijo Roque Serrano, científico del Instituto de Pesticidas y Aguas de la UJI y coautor del estudio.

El método consiste en utilizar N-acetilcisteina, una sustancia que es capaz de estimular la síntesis intracelular de glutathione y provoca las actividades de glutathione S-transferasa y glutathione reductasa en los mejillones. La Glutathione es esencial en muchos organismos vivos, debido a que interviene en varios fenómenos celulares importante, como detoxificación de xenobioticos y la eliminación de radicales libres. La importancia del trabajo radica en que mejora la administración de la N-acetilcisteina, incrementando la actividad de la glutathione en moluscos y, por consiguiente, tiene una aplicación como técnica para remover los contaminantes de los mejillones.

Fuente: Science Centric