Una importante convenio que permitirá potenciar el desarrollo de la Acuicultura en las dos primeras regiones del país, firmaron la Universidad de Antofagasta y la Universidad Arturo Prat de Iquique en el marco de un seminario que reunió a diversos especialistas en el tema. Esta actividad fue organizada por el Nodo Acuícola de la II Región.

 

Tal iniciativa permitirá realizar una serie de proyectos científicos en conjunto entre las dos Casas de Estudios, además de intercambios de académicos y estudiantes. Al respecto, el doctor Carlos Riquelme director de Investigación de la UA, expresó que “la idea es potenciarnos pues es necesario trabajar en equipo, por eso quisimos aunar fuerzas y abarcar una macrozona de trabajo. Más adelante pensamos unir a la III Región, cuando existan en ella instituciones consolidadas en el área de la investigación”, precisó.

Para Gustavo Herrera director de investigación del plantel iquiqueño, el convenio es muy importante “ya que permite a través de la legalidad seguir trabajando, lo que vienen haciendo estas instituciones desde la década del 70”, señaló.

“Con este instrumento se potenciará nuestro quehacer investigativo, lo que pronto traerá grandes resultados a las personas y empresas de la I y II Región. Por otra parte, seremos líderes en Chile en cuanto al uso de los recursos del mar, acuicultura y pesquería”, resaltó.

Cluster Acuícola

Respecto de cómo se percibe un eventual Cluster Acuícola, Carlos Riquelme señaló que este es un gran desafío, por lo que se debe crear conciencia entorno a la necesidad de estudiar alternativas de investigación y producción de recursos renovables.

Por su parte, Herrera señaló que se vislumbra un buen panorama para la concreción de dicho encadenamiento, “ya que a través de este convenio se une a dos regiones importantes y se potencia el trabajo con las empresas, lo sectores artesanales, medio ambiental y manejos costeros” agregó.

Así también la investigadora Chita Guisado de la Universidad de Valparaíso, expresó que se está considerando la zona norte para trabajar con una serie de especies como los pepinos de mar, los pulpos, entre otros, “es fundamental no sólo trabajar con los investigadores locales del área, si no también que se integre a las personas que están en otros lugares, ya que es factible de poder cultivar nuevas especies en esta zona, lo que contribuirá a logrará un encadenamiento productivo en torno a la acuicultura”.

Finalmente, Cristian Lagos, representante de Conicyt, precisó que para la concreción de un Cluster, se debe formar una industria acuícola que produzca una especie determinada, donde participen los engordadores y productores quienes generan la demanda por otros servicios, “así como sucedió con el salmón en la zona sur del país” concluyó.

Fuente: Universia.cl