Un grupo de científicos de India, Corea del Sur y Australia han sugerido que el cultivo de una mayor cantidad de algas marinas podría ayudar a controlar el calentamiento global. Además, las algas pueden proveer biocombustibles.

 

El dióxido de carbono es un gas cuyo incremento en la atmosfera esta generando el cambio climático. No existe el terreno suficiente para cultivar arboles que capturen el dióxido de carbono. En este sentido, el cultivo de algas marinas es la solución, informó Dinabandhu Sahoo de la Botany Department en Delhi University.

Sahoo es coautor de un informe que evalúa el uso de las algas marinas para el secuestro de carbono. Los otros autores son de Universidad Nacional de Pusan en Corea del Sur y la Universidad Monash en Australia.

Ellos impulsan su idea durante la conferencia de cambio climático que se viene realizando, y en donde participan más de 10 000 delegados de 187 países.

La mitad de la fotosíntesis en el mundo, se da en los océanos y mares, expresó Sahoo. Pero el 98% es realizado por fitoplancton en mar abierto y los humanos tenemos que hacer algo para incrementar su número.

El otro 2% lo realizan las algas marinas, como el kelp, que crecen cerca de la costa. Todas estas algas marinas pueden ser cultivadas y su volumen multiplicado para capturar una mayor cantidad de dióxido de carbono, informó Sahoo.

De las 20 000 especies de algas marinas conocidas en todo el mundo, 221 son usados comercialmente (145 son usadas como alimento). De esta cantidad, solo una docena de especies bien siendo cultivada, mientras que el resto se explota de praderas naturales.

La región Asía Pacifico representa el 80% de la producción mundial de algas marina. China es actualmente el líder mundial, produciendo cinco millones de toneladas por Año. India produce 500 t por año y se ubica en el séptimo lugar.

Fuente: SIFY