LONDRES.- La Royal Dutch Shell Plc viene financiando un proyecto que tiene como objetivo el de producir combustible desde la algas, debido a que la producción de biocombustibles de aceite de palma y otros vegetales vienen siendo criticados por causar deforestación y el incremento de los precios de los alimentos.

 

Un funcionario de Shell informó que la empresa viene construyendo una planta piloto en Hawái, para cultivar algas marinas de las cuales esperan extraer aceites vegetales, que podrían ser convertidos en una forma de combustible para se usados en camiones y carros.

La empresa anunció que en la investigación no se usaran algas modificadas genéticamente.

El cambio climático y el incremento de los precios de los combustibles (más de US$ 100 por barril) están generando interés en los biocombustibles.

Los científicos están contentos por el uso de un alga como un insumo, debido a que estas permiten superar los problemas asociados con la actual generación de biocombustibles como el etanol.

Las plantaciones de palmeras aceiteras y caña de azúcar, requieren de terrenos que podrían ser usados para otros cultivos o para plantaciones forestales. Sin embargo, el alga crece rápidamente y son ricas en aceites vegetales, además pueden ser cultivadas en aguas de descargas o marinas.

Shell indicó que esperan desarrollar un negocio significativo en energía renovable, y en adición a los biocombustibles, la empresa también viene investigando en energía solar y eólica.

Fuente: Planetark