Las infestaciones del piojo de mar causadas por las granjas de salmón están conduciendo a las poblaciones de salmón silvestre hacia la extinción. Los resultados muestran que las poblaciones del salmón rosado vienen reduciéndose rápidamente en los últimos cuatro años. Los científicos esperan un colapso de 99% en cuatro años, o dos generaciones de salmón, si las infestaciones continúan.

 

“El impacto es tan severo que la viabilidad de las poblaciones de salmones silvestres están amenazadas” dijo Martin Krkosek, autor principal del nuevo articulo publicado en Science; Krkosek es un ecologista pesquero de la Universidad de Alberta. Krkosek y sus colegas calcularon que el piojo de mar viene matando a más del 80% de los retornos de salmón rosado en el archipiélago Broughton de British Columbia.

Los informes previos mostraron que el piojo de mar de las piscigranjas puede infectar y matar a los juveniles de salmón rosado. Sin embargo, el estudio de Krkosek examina el nivel de efecto poblacional sobre las poblaciones de salmón silvestre.

“Esto muestra que existe un daño real a las poblaciones silvestres” informó Ray Hilborn, un biólogo pesquero de la Universidad de Washington. “Los datos para poblaciones individuales son altamente variables. Pero se puede concluir que las poblaciones afectadas por las granjas están disminuyendo rápidamente”.

De acuerdo a los expertos, el estudio incrementa las preocupaciones acerca de las propuestas a gran escala para la acuicultura de otras especies en jaulas y el potencial de transferir patógenos a las poblaciones silvestres.

“Este informe es realmente mucho más que solo salmón” dijo Hilborn. “Este es acerca de los impactos de la acuicultura en jaulas sobre los peces silvestres. Este es el primer estudio en donde podemos evaluar estas interacciones y es cierto que esto incrementa las preocupaciones acerca de la acuicultura propuesta para otras especies como el bacalao, halibut y sablefish”.

Los datos provienen del archipiélago Broughton, un grupo de islas y canales de cerca de 260 millas al noroeste de Vancouver que es ambientalmente, culturalmente y económicamente dependiente del salmón silvestre. Para precisar el efecto de las granjas de salmón, el estudio uso la base de datos recolectadas por el Departamento de Pesca y Océanos del gobierno federal que estima cuantos salmones adultos retornan del océano a los ríos de British Columbia cada año. El estudio cubre los datos desde 1970, en los cuales se incluyen 14 poblaciones de salmón rosado (Onchorhynchus gorbuscha) que han sido expuestas a las granjas de salmón, y 128 poblaciones que no han sido expuestas.

El piojo de mar (Lepeophtheirus salmonis) se presenta naturalmente en los salmones silvestres que se pegan al la piel de los peces. Los piojos son trasmitidos durante su estado larval de natación libre.

Fuente: Science Daily