OVIEDO (La Nueva España).- El incremento de la población de cormorán grande es un fenómeno generalizado en los últimos años en toda Europa, donde se alcanzó un máximo histórico en el invierno 2000-2001, con una cifra de 470.000 aves.

 

Casi tres cuartas partes de esa población se repartían entre cinco países: Noruega, Francia, Italia, España y Alemania, por orden decreciente. En España el primer censo global de cormorán grande se efectuó en 1996, con un resultado de 36.000 ejemplares, una cifra que se había duplicado en 2003. En los últimos años el crecimiento de las colonias se ha ido estancando de forma gradual.

La razón de este espectacular crecimiento demográfico es básicamente la creación artificial de nuevos ambientes favorables a las aves, sobre todo piscifactorías y humedales de cría intensiva de peces («fishponds») en Europa, que les proporcionan comida en abundancia. Es precisamente en dichas instalaciones donde se producen los únicos daños contrastados. La proliferación de embalses (más de 1.000 en España), muchos de ellos utilizados como zonas de pesca intensiva, ha contribuido de forma crucial a la expansión de la especie como invernante. El propio crecimiento demográfico ha ampliado hacia el Sur la zona de invernada, que antes llegaba sólo hasta Francia.

La población de cormorán grande en Asturias ha experimentado un crecimiento sostenido desde finales de los años setenta. Así, de una media de 77 aves en el período 1978-1982 se pasó a 312 en el intervalo 1983-1987; a 873 entre 1988 y 1992; a 1.516 entre 1993 y 1997; a 1.589 entre 1998-2002, y a 1.794 entre 2003 y 2006. El censo de 2007, de 1.483 ejemplares, muestra un descenso sensible con respecto a la media del cuatrienio anterior.

El «problema» del cormorán grande podría hacerse extensible a la garza real y a la nutria paleártica, otras dos especies que también han aumentado de modo significativo en los últimos años y por la misma causa: la trasformación del territorio y su capacidad para sacarle partido. En todos los casos, los expertos recomiendan estudiar primero la situación y debatir después el modelo de gestión antes de adoptar medidas.

Fuente: http://www.lne.es