La Secretaria Especial de Aqüicultura e Pesca da Presidência da República (SEAP) y la Organización de las Naciones Unidad para la Agricultura y Alimentación (FAO) presentarán, el martes 18, el estudio mas completo del potencial de Brasil para el desarrollo de la acuicultura.

 

El objetivo del estudio es que la acuicultura se convierta en una de las actividades más importantes del sector primaria de la economía nacional, con impactos en la generación de alimentos, empleo y renta.

Además de evaluar las potencialidades, el estudio identifica las principales limitantes para el desarrollo del sector, y propone acciones para enfrentarlos. Con una exploración adecuada del potencial diagnosticado por el estudio, Brasil tiene las condiciones de convertirse en uno de los principales productores de pescado en el mundo.

La publicación, titulada “Aqüicultura no Brasil – o Desafio é Crescer”, será presentada a las 9:00 h en el Salão Leste del Palácio do Planalto, en Brasília, durante la apertura de la reunión ordinaria del Conselho Nacional de Aqüicultura e Pesca (Conape). Los integrantes de Conape, representan a todos los segmentos de pesca y acuicultura de la nación.

La presentación del informe contara con la participación del Ministro de Acuicultura y Pesca, Altemir Gregolin, del representante de FAO en Brasil, José Tubino, y de los autores del estudio, los especialistas Ostrensky, José Roberto Borghetti y Doris Soto. Elaborado por el Grupo Integrado de Aqüicultura e Estudos Ambientais (GIA), el estudio es fruto de la cooperación entre SEAP y FAO.

El estudio va a permitir la definición de políticas para el desarrollo de la acuicultura nacional, resaltando la importancia de conciliar el crecimiento de la actividad con la preservación ambiental y la efectiva distribución de los beneficios sociales y económicos. Las conclusiones del estudio sirven para el Plano de Desenvolvimento da Aqüicultura que esta siendo elaborado por el SEAP.

Algunos tópicos del estudio:

- Entre los factores positivos que pueden ser explorados para el desarrollo de la acuicultura brasileña, el más importante es la enorme potencialidad natural: Brasil posee 7.3 mil kilómetros de costa, 5.5 millones de hectáreas de aguas represadas en espacios públicos (siendo 3.5 millones de hectáreas en reservorios de hidroeléctricas), tiene un clima preponderantemente tropical y concentra cerca del 13.8% del agua dulce disponible en el planeta.

- La disponibilidad de mano de obra y la autosuficiencia del país para la producción de granos e insumos, son otras de las ventajas comparativas de Brasil, que se destacan en el estudio.

-  En un escenario optimista, la producción acuícola puede pasar de las actuales 270 000 t a mas de 750 000 t en el 2011. En un escenario pesimista, la producción se estancaría en torno a las 323 000 t. En tanto, una de las principales limitaciones identificadas por el estudio, la falta de reglamentación para la crianza de peces en las aguas de la Unión, acaba de ser solucionado por el gobierno.

Ahora SEAP puede autorizar el uso de las aguas de la Unión (mar, reservorios, lagos y ríos) para la producción de peces, concediendo lotes por un período de 20 años a los productores.

Fuente: O Barriga Verde