NEW ORLEANS.- La única solución para reducir la dependencia de USA sobre los alimentos de origen acuático importados, es el impulsó de las piscigranjas en el Golfo de México.

 

Después de más de una década de investigación, solo existe un puñado de empresas acuícolas en USA, debido principalmente a oposición en el Congreso. Pero la demanda nacional por alimentos de origen acuático sigue creciendo y las poblaciones silvestres de peces continúan disminuyendo, el Gobierno Federal podría permitir que el Golfo de México se convierta en el proveedor de la nación mediante el desarrollo de la acuicultura oceánica.

Se vienen realizando una serie de audiencias en toda la costa del Golfo, evaluando la posibilidad de los reguladores pesqueros federales implementen un programa que permita que empresas interesadas en acuicultura oceánica obtengan permisos de 10 años. Pero una coalición de grupos ambientalistas e intereses pesqueros están opinando en contra del plan, indicando que las instalaciones acuícolas podrían destruir el ecosistema del Golfo y reducir las ganancias de la industria pesquera comercial.

No obstante, los investigadores y el gobierno no esperan el surgimiento de solicitudes; debido a que los costos de inicio para una operación de acuicultura oceánica se estiman en US$ 10 millones, y podría tomar años hasta que una empresa opere.

Pero con los USA importando el 80% de los alimentos de origen acuático que consume, la presión se incrementa obligando a que los altos niveles de gobierno encuentren alternativas.

La acuicultura oceánica es solo un nicho en la industria de la acuicultura mundial. Esta es una amplia categoría, en donde se incluyen los estanques de catfish y cangrejo de río en el sur, las granjas de salmón en Chile y las granjas de camarones en las costas de China y Tailandia.

Los funcionarios de NOAA estiman que en 10 años, la acuicultura oceánica en el Golfo podría producir 298 millones de libras de pescado, cerca del 20% de la captura silvestre en la región.

Fuente: The Associated Press