By DAVID BARBOZA
The New York Times
Traducción: Aquahoy

FUQING, China.- En el sur de China, debajo de amenazadoras montañas de la provincia de Fujian, se extienden docenas de enormes estanques llenados con aguas marrones sucias y llenas de anguilas, camarones y tilapias, muchos de los cuales están destinados a los mercados de Japón y el occidente.

 

Fuqing es uno de los centro de la prospera industria que en más de dos décadas a transformado este país en el mayor productor y exportador de alimentos de origen acuático en el mundo, y el proveedor de mayor crecimiento a los USA.

Pero el crecimiento esta amenazado por los dos principales problemas ambientales en China: la grave escasez de agua y los abastecimientos de agua contaminados por aguas residuales, desechos industriales y residuos agrícolas, que incluyen los pesticidas. Las piscigranjas, a su vez, están descargando aguas residuales que contaminan los abastecimientos de aguas.

“Nuestras aguas son asquerosas” dijo Ye Chao, un productor de anguilas y camarones, quien tiene 20 estanques en el oeste de Fiqing. “Existen muchas granjas de acuicultura en el área. Ellos están descargando agua aquí, infectando a otras granjas”.

Los productores se las arreglan con las aguas toxicas por la mezcla de medicamentos veterinarios ilegales y pesticidas que se agregan al alimento de los peces, lo que ayuda a mantener sus poblaciones vivas, pero que conduce a la presencia de residuos venenosos y cancerígenos en los alimentos de origen acuático, lo que genera una amenaza a la salud de los consumidores.

La degradación ambiental, en otras palabras, se convierte en un problema de salubridad de los alimentos, y los científicos indican que el riesgo a largo plazo de consumir alimentos de origen acuático contaminados podría conducir a elevadas tasas de cáncer y enfermedades del hígado, entre otras aflicciones.

Ninguno es más vulnerable a estas amenazas a la salud que los chinos, debido a que la mayoría de los alimentos de origen acuático permanecen China. Pero los importadores extranjeros también están preocupados. En los últimos años, la Unión Europea y Japón han impuesto prohibiciones temporales sobre los alimentos de origen acuático chinos debido a la presencia de residuos de medicamentos ilegales. USA bloqueo las importaciones de varios tipos de peces este año, después de que los inspectores detectaron trazas de medicamentos ilegales que provocan cáncer.

Esta semana, los funcionarios de USA y China firmaron un acuerdo en Beijing para superar el descuido de las piscigranjas chinas, como para de un acuerdo mayor de salubridad en los alimentos y medicamentos.

Los reguladores en ambos países están luchando para mantener los alimentos de origen acuático contaminados fuera del mercado. China retiro a las empresas acusadas de violar las leyes y a otros las ubico en una lista negra, mientras que los reguladores de USA se están concentrando en los alimentos de origen acuático de China para hacer inspecciones especiales.

Fuqing es el primero en la lista de este año en rechazos de los embarques de alimentos de origen acuático de China, con 43 rechazos hasta noviembre, según los registros mantenidos por la Food and Drug Adiministration (FDA) de USA. Todos los rechazos incluyeron el uso ilegal de medicamentos veterinarios.

En comparación, Tailandia, uno de los principales exportadores de alimentos de origen acuático a USA, registró solo 2 rechazos relacionados con el uso ilegal de medicamentos veterinarios. Solo China tuvo 210 rechazos por medicamentos ilegales.

“Por 50 años” informó Wang Wu, un profesor de la Shanghai Fisheries University, “Nosotros enfatizamos a ciegas el crecimiento económico; y ahora vemos que las aguas están sucias y los alimentos de origen acuático son peligrosos. Cada año, se registran accidentes en la salubridad de los alimentos y en la contaminación ambiental”.

Los problemas ambientales asolan los alimentos de origen acuático lo que podría ser un mal presagio para la industria. Pero con las poblaciones de peces en los océanos disminuyendo constantemente y la demanda mundial por alimentos de origen acuático incrementándose, la acuicultura es el futuro. Y más en un país como China, que produjo cerca de 115 billones de libras de alimentos de origen acuático el año pasado.

China produce cerca del 70% del pescado criado en el mundo, cosecha que proviene de miles de piscifactorías a los largo de la costa este del país. La mayoría de productores tienen sus cultivos en tierra, en lagos, ríos, reservorios o en estanques rectangulares.

“Ellos son los principales proveedores, no solo de USA sino del mundo” informo Richard Stavis, el presidente de Stavis Seafoods, una empresa estadounidense que importar catfish, tilapia y ancas de rana desde China.

China se convirtió en un emergente proveedor de alimentos de origen acuático en los años 90, debido al rápido crecimiento económico convirtió a la actividad en una prioridad para el país. Pero los expertos ambientales indican que la precipitada búsqueda de una alta producción bruta domestica, devasto la calidad de las aguas chinas y puso en peligro el abastecimiento de alimentos para el país. En la provincia de Guangdong en el sur de China, los peces contaminados con químicos tóxicos como el DDT ya vienen creando problemas de salud.

“Hay metales pesados, mercurio y retardadores del fuego en las muestras de peces evaluadas” dijo Ming Hung Wong, un profesor de biología de la Hong Kong Baptist University. “Debemos detener que los contaminantes ingresen al sistema de alimentos”.

Más de la mitad de los ríos en China están contaminados y no pueden servir como fuente de agua para bebida. Los grandes lagos en el país regularmente sucumben a las proliferaciones algales peligrosas. De acuerdo con los expertos ambientalistas, los productores de alimentos de origen acuático son parte del problema. Las enormes granjas de acuicultura concentran los desechos de los peces, pesticidas y medicamentos veterinarios en sus estanques y descargan el agua contaminada en ríos, arroyos y áreas costeras, frecuentemente sin tratamiento.

“El agua es el mayor problema en China” dijo Peter Leedham, gerente de Sino Analytica, una empresa independiente de análisis de la salubridad de los alimentos que trabaja con empresas que compran a China. “Pero siento que China esta de acuerdo con esto, debido a que esto continua”.

Pescando en la prosperidad

Fuqing es llamada qiaoxiang (hogar) por aquellos quienes van al extranjero, debido a que por décadas esta ciudad portuaria en el este del mar chino fue la ruta de escape, como polizontes, de miles de personas.

En los años 80, algunos emigrantes empezaron a enviar dinero e ideas, al mismo tiempo que llegaban  los inversionistas provenientes de Japón y Taiwán, con la promesa de ayudar al país a construir piscigranjas.

“La acuicultura fue popular en Japón, así que vi al oportunidad” dijo Wang Weifu, un viejo productor de anguilas.

Miles de campesinos quienes dependían de las cosechas de arroz y papa, empezaron a convertir sus campos en estanques para la crianza de peces. Otras partes del país los siguieron, creando piscigranjas a los largo de los caminos, cerca de los ríos y arroyos, y en grandes lagos, estanques y reservorios.

Hoy, el impresionante río Yangtze esta ocupado por las piscigranjas. El histórico lago Tai esta poblado por jaulas de cangrejo. Cerca de Ningde, 90 millas al norte de Fuqing, miles de personas viven en un área de la enorme bahía, donde ellos crían peces.

El gobierno esperaba que esto pudiera sacar a millones de la pobreza, lo que ocurrió. Ahora existen más de 4.5 millones de piscicultores en China, según el Fishery Bureau.

Lin Bingui, es uno de ellos, gestiona 20 estanques enormes para la crianza de camarones y anguilas en el oeste de Fuqing, en terrenos con acceso al agua de mar.

“Esto no tiene bastante tecnología” expresó Bingui, mientras ingresa a un estanque en donde se crían alevinos de anguilas. “Aprendí conforme lo practicaba”.

El desarrollo de la piscicultura hizo más que crear solo empleos; hizo de China el país que produce más alimentos de origen acuático de las piscigranjas que del mar. Esto también ayudo a alimentar a la creciente población prospera, un desafío de largo plazo en China.

Muchos productores empezaron a generar ingresos, como Lin Sunbao, quien tiene un hijo de 25 años que ahora estudia en Cambridge University en Inglaterra. “Mis mejores años fueron desde 1992 a 1994” expresó Sunbao. “Solo tenía una granja, y generaba ingreso mayores a US$ 500 000 al año”.

A inicios de mediados de los años 90, los problemas ambientales empezaron a emerger después de que las plantas manufactureras de electrónica y textiles se trasladaron al centro de Fuqing. La escasez de agua apareció en la parte sur del país, y algunos piscicultores informaron que el agua se volvió negra.

Los documentos del Gobierno registraron los problemas ambientales en la región. Cerca al reservorio Dongzhang, una fuente de agua para la agricultura y para más de 700 000 personas, fue recientemente categorizada como de nivel 5, al final de la escala gubernamental, incapacitándolo para la piscicultura, recreación o cualquier contacto con el cuerpo humano.

El río Long, la mayor vía fluvial en Fuqing, se viene degradando por los desechos de las empresas de papel y mataderos. Este año el gobierno estableció que grandes secciones del río se encontraban en el nivel 5, o están altamente contaminados que no son aptos para ser usados. Las áreas costeras en donde existen piscigranjas están contaminadas con aceite, plomo, mercurio y cobre, según la State Environmental Protection Administration en China.

Debido a que la calidad del agua en Fuqing esta declinando, los productores frecuentemente llenan sus estanques con más individuos de lo recomendado, con la finalidad de luchar contra las enfermedades y calman a los peces estresados con poderosos, y frecuentemente ilegales, antibioticos y pesticidas.

Los productores de anguilas, por ejemplo, frecuentemente usan nitrofuran para matar las bacterias. Pero estos antibióticos están prohibidos de ser usados en la crianza de animales en USA, Europa, Japón y aun China, debido a que generó cáncer en ratas de laboratorio.

Los importadores de alimentos de origen acuático chinos rápidamente tomaron conocimiento de esto. En los últimos años, los embarques de anguila a Europa, Japón y USA han sido devueltos o destruidos, debido a los residuos de medicamentos prohibidos. Los embarques de anguilas a Japón cayeron 50% hasta agosto de este año, generando un fuerte golpe en Fuqing.

Los productores chinos informaron que ellos ya no usan medicamentos prohibidos, y que han sufrido una disminución de 30% en las tasas de supervivencia de sus peces y otros productos acuáticos.

“Antes del 2005, usábamos medicamentos a ciegas. Ellos eran efectivos en combatir las enfermedades” dijo Wang Wifu, presidente de una asociación de productores de anguilas, resaltando que los residuos de los medicamentos podrían aun permanecer en el agua. “Pero ahora no lo hacemos por las regulaciones”.

Algunos productores que han sido rechazados por Japón, argumentan que mantienen el uso de medicamentos estándar simplemente para protegerse de la competencia. Pero los mismos productores indican que los importadores de Japón, eventualmente, se verán obligados a comprar anguilas de China.

“Nuestro mercado se viene expandiendo a Rusia y el sudeste de Asia, y la Unión Europea” informo Wang. “También vemos un gran prospecto en el mercado chino. En cinco o seis años, transferiremos nuestros destinos de exportación, Japón nos solicitara”.

Lejos de la costa

A 175 millas al oeste de Fuqing se ubican las montañas subtropicales de la provincial de Fujian, en donde se pueden encontrar reservas de bambú y arboles.  Aquí, cerca de la ciudad de Sanming, los productores de anguilas y Fuqing han construido granjas de acuicultura, en donde crían millones de anguilas.

“Esto cuesta más aquí, pero tenemos que hacer lo mismo” dijo Zheng Qiuzhen, un productor de anguila que opera cerca de Sanming. “Tenemos problemas con el agua”.

En muchas partes del país, los productores de alimentos de origen acuático están dejando las áreas costeras atestadas por regiones menos desarrolladas, donde el terreno es barato y hay agua limpia. Pero ellos indican que los costos de producción son mayores a los de la zona de costa, debido a los costos de transporte de los peces en camiones con oxígeno a las plantas de procesamiento de Fuqiang y por el no empleo de medicamentos ilegales, lo que reduce las tasa de supervivencia e incrementa el periodo de crecimiento de muchos peces de tres a cinco años.

“No puede encontrar muchos lugares bellos como este, cubiertos de arboles y bambú” informó Lin Sunbao, quien se traslado de Fuqing a Sanming. “Usamos agua de los arroyos de la montaña. Y debido a que nuestras aguas son mejores, los peces son más resistentes a las enfermedades”.

Esta es una de las soluciones a la crisis de agua en China: buscar territorios virginales y esencialmente iniciar todo el ciclo de nuevo. Y esto preocupa a los científicos, quienes dicen que la acuicultura en China no solo es una victima de la contaminación del agua, sino que es culpable de un severo legado ambiental.

La acuicultura industrial ha destruido bosques de manglares en Tailandia, Vietnam y China, han contaminado los arroyos contaminados, y alterado radicalmente el balance ecológico de las áreas costeras, debido a la descargar de aguas residuales. Los desechos de la acuicultura contienen heces de peces, residuos de alimentos no consumidos, y residuos de pesticidas y medicamentos veterinarios, además de otros contaminantes que originan la pobre calidad del agua proveído a los productores.

Además de las proliferaciones algales, algunos de los grandes lagos en China, como el lago Tai, vienen sufriendo de eutrofización, mayormente debido a la acuicultura, que puede matar a los peces debido a la disminución de oxígeno en el agua. El gobierno esta forzando a que la acuicultura salga de estos lagos, y también del río Long en Fuqing.

Los lugares como Sanming probablemente no se mantengan prístinos por largo tiempo. La industria pesada se esta trasladando hacia estos lugares, atraída por la riqueza mineral y los incentivos de los gobiernos locales, que vienen impulsando el desarrollo.

Sanming ya cuenta con 72 granjas gigantes de anguilas, producen 5 000 t al año. Estas granjas juntas usan cerca de 28 millones de galones de agua al día, y luego descargan las aguas residuales en el ambiente de Sanming.

Existen esfuerzos para que la acuicultura trabaje en una forma sustentable. En Noruega, por ejemplo, los productores de salmón usan tecnología sofisticada, incluido el uso de cámaras submarinas para monitorear la calidad del agua y cuanto alimento están consumiendo los peces. Pero nadie espera que esto se de en China, y especialistas como Li Sifa de Shanghai Fisheries University insiste que las regulaciones chinas son poco exigentes y no hay esfuerzos por mejorarlas.

El gobierno ha iniciado con las inspecciones de las piscigranjas y las plantas de procesamiento de los alimentos de origen acuático aquí, alertando a los trabajadores de los peligros y consecuencias del uso de medicamentos ilegales. Pero los medicamentos son un problema permanente, debido a la pobre calidad del agua.

Una solución posible es trasladar las granjas mar afuera, dijo el especialista, con una nueva tecnología en donde se usen alimentadores automatizados.

USA esta considerando esto como un parte de un plan, principalmente como la forma para disminuir la dependencia en las importaciones de alimentos de origen acuático. China también esta considerando adoptar lo que ellos llaman “acuicultura oceánica”.

Actualmente, las piscigranjas costeras de China enfrentan los mismos desafíos de las ubicadas en tierra. Las aguas están altamente contaminadas por aceite, plomo, mercurio, cobre y otras sustancias. Los medicamentos veterinarios que caen en las aguas costeras pueden fácilmente difundirse a las granjas acuícolas vecinas y afectan a las especies silvestres, y mientras que las aguas costeras están menos contaminadas que sus pares terrestres, las granjas acuícolas, con intensivos ciclos de producción, están propensas a los contaminadores.

Aun, dijo An Taicheng de la Chinese Academy of Sciences: “China tiene  que ir al mar, debido a que se pueden encontrar aguas limpias. Cada año se registran problemas de salubridad de los alimentos de origen acuático. Un día, nadie se atreverá a comer pescado de aguas sucias, y ¿Qué será de los productores?