(Pesca & Puertos).- Junto al mes de diciembre se dio inicio la quinta campaña de muestreo enmarcada en el Plan Nacional Sanitario en Acuicultura, cuya primera parte se está realizando en el embalse de Alicurá situado en la Patagonia norte y compartido entre las provincias de Río Negro y Neuquén. El objetivo es determinar el estado sanitario del mismo, referido tanto a sus peces silvestres, como a los de cultivo que producen las empresas en esa región.

 

Este Plan es coordinado desde la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura –Dirección de Acuicultura– en forma conjunta con el SENASA. Colaboran también en los trabajos de campo y muestreos, técnicos de las administraciones de las dos provincias involucradas, sumado el aporte que efectúa la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas – AIC.

La producción de truchas en la cuenca del Limay –a la que pertenece este embalse entre otros– se encuentra en franco aumento, con 8 establecimientos en producción y nuevas concesiones en los embalses de Alicurá, Piedra del Águila y el Chocón, otorgadas por las autoridades provinciales.

Desde el inicio del Plan, hace casi un año, se han realizado muestreos trimestrales y se encuentran bajo chequeo 7 enfermedades de salmónidos, que son consideradas de “Declaración Obligatoria” ante la Autoridad Internacional de Sanidad Animal y también sobre otras, que se consideran de “importancia económica”, ya que producen altas mortalidades en los cultivos y en ese caso, se necesita de vacunación preventiva.

A partir de este año se inició además el control de alevinos provenientes de cuencas diferentes a la del Limay y que son adquiridos por los productores de Alicurá o bien, que se producen en otros países y son introducidos a Argentina con destino al engorde en el embalse en estudio. Los establecimientos estudiados se localizan en el Bolsón, Bariloche, el propio borde de embalse y Junín de los Andes; con resultados excelentes hasta el momento.

Este Plan de nivel Nacional, pretende zonificar la cuenca para declararla en el caso libre de las patologías de “denuncia” , lo que redundará en beneficio de los productores al controlarse una zona exenta y bajo vigilancia sobre enfermedades; abriéndoles otras posibilidades de producción y exportación.

El Plan Sanitario en este caso deberá abarcar un período de 2 años en cada uno de los embalses o cuencas, para poder declarar los cuerpos de agua como “exentos de enfermedades de denuncia obligatoria”. Para avanzar en el Plan en ejecución se proseguirá posteriormente a la finalización de Alicurá con los restantes embalses y otras cuencas, avanzando así con el desarrollo del Plan Nacional Sanitario, con la vista puesta en extenderlo finalmente a todo el país.

Smolts

La zonificación permitirá el aumento de producción con el cultivo de “smolts” para su exportación a otros países. Smolts son los pequeños animales de cerca de 60 gramos promedio que luego son engordados hasta peso final de mercado. Los salmónidos “esmoltifican” ya que se cultivan inicialmente en agua dulce y luego se finaliza su engorde en mar. Si bien la trucha, científicamente, no se considera que pase por el proceso de “esmoltificación”, vulgarmente se menciona como tal a sus juveniles.

Fuente: http://www.pescaypuertos.com.ar