Frank Kristiansen, científico de FISKERIFORSKNING, viene enseñando a los bacalaos capturados en la naturaleza a alimentarse con alimentos secos, logrando que los bacalaos dupliquen sy peso en tres meses.

 

Actualmente es dificil se recibir un abastecimiento continuo de bacalao debido a las fluctuaciones estacionales en la pescado, informó el instituto de investigación noruego.

Sin embargo, tomar a los peces en la costa y alimentarlos como otros peces de crianza, haría posible ofrecer a los consumidores bacalao todo el año. No obstante, las experiencias muestran que los bacalaos silvestres capturados son exigentes acerca de los que ellos consumen. Mientras que el salmón consume grandes porciones de alimento seco, solo el 20% de los bacalaos silvestres aceptan alimentos preparados sin problemas.

Las pruebas ahora muestran que el bacalao puede ser entrenado para comer alimento seco. Mediante la introducción del alimento seco en agua dulce, vuleve al pellet suave y más apetitiso.

Kristiansen registró que el bacalao consume gradualmente más y más alimento después de probar los primeros pellets. Después de que el pez a probado el sabor y consistencia.

“Es bastante natural que el bacalao no quiera consumir pellets secos. Los pellets pequeños, marrones que caen al agua no despiertan el instinto del bacalao. Ellos usualmente consumen peces y crustáceos” dijo Kristiansen, quien esta colaborando con la industria en Båtsfjord.

Los resultados de la investigación muestran que más de la mitad de bacalaos ha empezado a usar el alimento seco. Los peces duplican su peso en un espacio de tres meses. Kristiansen cree que es posible que todos los peces empiecen a consumir el alimento.

Actualmente el arenque y capelin vienen siendo usados como alimento, pero la dietas secas son mejores economicamente. Producir un kilogramo de bacalao requiere de cinco a siete kilos de capelin o de tres a cuatro kilos de arenque. Sin embargo, solo se requiere de un kilogramo y medio de alimento seco para producir un kilogramo de bacalao.

Este proyecto es un trabajo de cooperación entre Fiskeriforskning y la empresa pesquera Aker Seafoods, Båtsfjordbruket y Skrovnes AS.

Fuente: Fish Up Date