SANTIAGO (Diario Financiero).- La entidad fiscalizadora solicitó la eliminación inmediata de una jaula bajo sospecha de Mainstream en la Undécima Región.

 

El Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) tomó una actitud drástica frente a la posible aparición del virus ISA en un centro de cultivo de la firma Mainstream en Aysén, al sur de la isla Churrecue.

Con la enfermedad en pleno desarrollo en Chiloé, la entidad no quiere que ésta se propague a una zona que representa el 15% de la producción salmonera a nivel nacional, con más de 150.000 toneladas anuales.

Por ello, Sernaspesca no esperó el resultado de la contramuestra para solicitar la eliminación inmediata de la jaula bajo sospecha.

“Las unidades que estaban alrededor están siendo muestreadas. Como Aysén era una zona libre del virus, se tomó un criterio más drástico, en el sentido que cualquier jaula que arroje un resultado positivo ante alguno de los métodos de detección debe ser eliminada”, explicó Alicia Gallardo, jefa de la unidad de acuicultura de Sernapesca.

Avance del virus

Mainstream posee otras 18 jaulas en el centro de cultivo que está siendo fiscalizado.

Consultada sobre la responsabilidad de firma -filial de la noruega Cermaq- en este posible brote del virus, Gallardo dijo que todavía es muy temprano para determinar si hubo algún descuido, pero que, de todas maneras, se investigará el caso.

“Hemos impuesto una vigilancia activa y esperamos tener pronto un diagnóstico completo de la situación en Aysén”, indicó.

Sobre la expansión del ISA, Gallardo planteó que “la posibilidad que el virus se extendiera más allá de Chiloé siempre ha estado presente, pese a que tanto las empresas como el sector público ha tomado las medidas adecuadas. Ha sido una opción que nunca se ha descartado por las características mismas de la enfermedad”, precisó Gallardo.

Rodrigo Infante, gerente general de SalmonChile, aseguró que este caso “positivo” no altera las proyecciones que estiman, de un aumento cercano al 100% de la producción de Aysén en los próximos tres años.

Sin embargo, ayer Marine Harvest informó que está analizando la alternativa de trasladar cultivos a Magallanes.

Leif Frode Onarheim, presidente ejecutivo interino de la mayor salmonera del mundo, declaró que “todavía producimos en la XI Región, pero estamos considerando la duodécima”.

Ese “todavía” discrepa con la posición que adoptó el directorio de Marine Harvest hace aproximadamente tres semanas, cuando decidió invertir US$ 20 millones en la instalación de al menos seis centros de cultivos precisamente en Aysén durante 2008.

Adolfo Alvial, director técnico de Marine Harvest en Chile, señaló la semana pasada a DF que la firma los ubicaría al sur de Melinka, resaltando que “la idea es concentrarnos en zonas determinadas donde podamos manejar nuestros centros de manera integrada”.

Leif Frode Onarheim dijo que la empresa quiere establecer nuevas instalaciones en una región donde no se haya encontrado “ningún rastro del nuevo brote de la enfermedad que apareció en peces de la firma noruega Cermaq”. Todo indica que el anuncio de inversión en Aysén podría ser revisado.

Si bien, efectivamente, la industria nunca negó que existía el riesgo que el ISA llegara a Aysén, desde mediados de año, insistió en que las medidas adoptadas bastaban para mantenerlo bajo control, lo que hoy pone en duda la principal empresa del sector.

Situación en Chiloé

El problema sanitario no se ha reducido en la X Región. Marine Harvest tiene ocho centros con brotes y dos de ellos (Chalihué y Apabón) fueron eliminados completamente. Mainstream tiene uno (San Juan de Chadmo) y Aguas Claras tiene otro (Cahueldao).

La líder noruega, que maneja el 40% de la producción local, también posee otros cinco recintos sospechosos en cuarentena y cuatro con reaccionantes positivos, condición que ahora en Aysén amerita eliminación inmediata.

El control científico se complica por las mismas caractetísticas del virus, al ser éste capaz de mutar y expresarse de maneras muy distintas.

Alicia Gallardo dijo que, de acuerdo a los actuales registros de Sernapesca, incluso existe la posibilidad que la presentación actual del ISA sea particularmente chilena. Según la experta sería una cepa distinta a las demás.

Más allá del impacto del ISA, Andrés Johnson, consultor y ex gerente general de Marine Harvest, ha señalado que la industria del salmón registra pérdidas directas por entre US$ 550 millones y casi US$ 600 millones anuales por altas mortalidades y mayores costos de producción.

A su juicio, la salmonicultura nacional deja de producir 96.000 toneladas al año, con una capacidad instalada de 2,5 a 3 veces superior a la de Noruega.

¿Qué es el virus ISA?

La Anemia Infecciosa del Salmón (ISA) es una enfermedad producida por un virus de la familia Orthomyxoviridae, del género Isavirus. La infección afecta al Salmón del Atlántico, principalmente a peces cultivados en agua de mar. La enfermedad no tiene impacto en la salud pública, ya que el virus no afecta al hombre. Esta fue reportada por primera vez en Noruega en los años 80’. También se ha diagnosticado en Canadá, Escocia, Islas Faroe y Estados Unidos.

La enfermedad se transmite de forma horizontal, tanto directa como indirecta, ya que el agente etiológico es transportado a través de reservorios, en la materia orgánica y en la misma agua, pues en aquellos lugares donde la enfermedad se ha presentado ha resultado muy compleja de eliminar a pesar de las medidas de tipo higiénico-sanitario instauradas. También se ha planteado la posibilidad de que algunos parásitos del pez puedan actuar como vectores, no obstante, por el momento son hipótesis de trabajo que deben ser demostradas. El principal mecanismo de bioseguridad para impedir el contagio es no mover peces de un centro a otro y que las empresas deben trabajar de forma coordinada.

Fuente: http://www.diariofinanciero.cl