Mientras que la efectividad de los extractos de algas han probado ser efectivos como un potente inhibidor del virus del papiloma humano (HPV); los investigadores del National Cancer Institute han empezado a estudiar la aplicación de este en algunos casos de cáncer cervical.

 

De acuerdo a los investigadores, el carragenano extraído de una alga roja marina ha demostrado ser mil veces más potente en comparación con otros inhibidores que ellos han probado en HPV.

El Dr. John Schiller, investigador principal de la National Cancer Institute, quien estuvo envuelto en el desarrollo de una vacuna para el HPV, hizo el descubrimiento del carragenano.

Schiller pide precaución, ya que los resultados no prueban que los carragenano trabajen como un microbicida topico para el HPV. Sin embargo, los resultados positivos en el laboratorio, junto con el hecho de productos hechos en base a carragenanos, lucen prometedores para bloquear la transmisión sexual de HPV.

La nueva vacuna para el cáncer cervical es efectivo para cerca del 70% de virus del HPV, que pueden causar el cáncer cervical. Esta es también una vacuna cara que puede alcanzar costos prohibitivos para las mujeres de bajos ingresos en los países en desarrollo. Los investigadores piensan, que si el carragenano prueba ser efectivo en pruebas clínicas en humanos, el carragenano puede ser beneficioso en la prevención del HPV.