La oficina de Complaints Commissioner invetigaran si Cayman Trutle Farm viene ignorando sus obligaciones al descargar agua, aguas residuales y otras sustancias, de una forma segura y ambientalmente adecuada.

 

John Epp, Complaints Commissioner, informó que no hay evidencia de que la licencia entregada como atracción turística para la descarga de efluentes se este cumpliendo desde la que Granja de Tortuga fue comprada por el gobierno en 1983. Los efluentes incluyen todas las descargas de la propiedad, líquidos o sólidos, que fluyen al mar.

Además, Epp mencionó que su oficina recibió información que la Granja de Tortuga fue eximida de los requerimientos de licencia. No obstante, Epp dijo desconocer si la Water Authority o el Department of Environmental Health hayan eximido a la empresa de los requerimientos de licencia.

Epp destacó que la carencia de licencia de descarga marina hace extremadamente difícil que la autoridad monitoree y regule el efluente de la Turtle Farm.

“La Water Authority viene tomando acción en monitorear y controlar las descargas de efluentes de Turtle Farm” expresó Epp.

Fuente: Caycompass