CÁDIZ (Europa Press).- El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó hoy una subvención de 3,6 millones de euros a la Cofradía de Pescadores de Conil de la Frontera (Cádiz), con el fin de respaldar su proyecto de acuicultura en mar abierto, el primero que se llevará a cabo en el litoral suratlántico andaluz.

 

La ayuda cubre la totalidad de la inversión prevista, dado el interés público y el carácter experimental y demostrativo de esta iniciativa, con la que se pretende implicar al sector en la búsqueda de actividades complementarias de la pesca artesanal.

El proyecto se desarrollará hasta finales de 2008 frente a las costas de Conil en una superficie total de 312.000 metros cuadrados, donde se instalarán 15 unidades de líneas de cultivo para ostión, con una producción estimada final de 140.000 kilos y dos unidades de jaulas para el cultivo de lubina y corvina (100.000 kilos).
 
En el puerto de Conil se habilitará un sistema de preengorde de moluscos que permitirá el mantenimiento y adaptación de la semilla en condiciones controladas antes de ser trasladadas a las cestas de engorde en alta mar. Las instalaciones se completarán en tierra con almacenes, oficinas, muelle de carga, zonas de almacenamiento y etiquetado, laboratorios e instalaciones frigoríficas, entre otros. FASE DE FORMACIÓN.

Además de la vertiente productiva, el proyecto comprende una fase de formación diseñada para facilitar la adaptación de los profesionales de la pesca a las posibilidades de crianza de pescados y mariscos en mar abierto.

Conil de la Frontera se ha destacado tradicionalmente por su pesca artesanal, actividad a la que se dedican 70 barcos, con unas capturas anuales de alrededor del medio millón de kilos. Mero, besugo, voraz y salmonete son las principales especies, a las que se suman otras con calidad certificada como la urta, el pargo, la dorada y la corvina.

En Andalucía hay 7.700 hectáreas de superficie dedicadas a la acuicultura marina, casi todas en la zona suratlántica (marismas del Bajo Guadalquivir en Sevilla y costas de Huelva y Cádiz). Predominan los cultivos en zonas de dominio público marítimo-terrestre tierra, con estanques excavados en la marisma, parques de cultivos, esteros y zonas de reutilización de antiguas salinas. Las alrededor de 120 instalaciones en funcionamiento produjeron el pasado año más de 7.000 toneladas de pescados y mariscos y proporcionaron más de 1.000 empleos.