En la última reunión en Bali, los países acordaron una nueva forma para combatir el calentamiento global, las comunidades pesqueras se esta adaptando al impacto del cambio climático. Muchos están dejando la pesca para iniciar un pequeño pero innovador esquema para revivir los arrecifes de coral de las islas tropicales, que están amenazados por el incremento de la temperatura y la sobreexplotación.

 

El esquema, implementado por la WWF, fomenta que las personas dejen las prácticas pesqueras dañinas e incursionen a una práctica más sustentable y lucrativa, el cultivo de algas marinas.

Las granjas de algas, lanzadas en el 2001 en la villa de Sumber Kima, soportan a 200 familias. Este año, los pescadores cosecharan 29 t de algas marinas, la mayor parte será vendida a USA y Japón.

Lida Pet-Soede, experta en coral de la WWF, informó que el proyecto tuvo como objetivo el de reducir la presión humana sobre el arrecife, el cual es rico en biodiversidad y tienen una alta variedad de peces.

“La población local que dependen de la pesca y el turismo pueden continuar beneficiándose de estas actividades en el futuro, mientras que al mismo tiempo disminuyen su dependencia” expresó Pet-Soede.

La mayor parte de las algas marrones vienen siendo cosechadas desde el arrecife de redes de los pescadores, quienes en el pasado usaron granadas para capturar a los peces y comercializarlos para su exportación. Esta práctica es altamente destructiva para el coral y las poblaciones de peces raros.

Ria Fitrina, quien dirige el programa de la WWF, dijo que el esquema ofrece a los pescadores la oportunidad de ganar cerca de 750 000 rupiah (US$ 80.0) al mes, casi el doble de lo que ellos ganaban antes.

“Por primera vez tengo el suficiente dinero para mi familia. Un día enviare a mi hijo a la universidad” dijo Khairiyah, una mujer de 30 años quien parte del proyecto.

Fuente: The Star