PUNTA ARENAS (Radio Polar).- Durante el invierno existe una escasa disponibilidad de forraje para alimentar animales, lo que afecta su crecimiento y desarrollo. Hace cinco años un ganadero de Puerto Natales comenzó a alimentar su ganado bovino con algas durante el invierno lo le entregó buenos resultados.

 

Por esto decidió presentar un proyecto a CORFO para probar que con una suplementación entregada en forma permanente y sistemática durante el período de invierno es posible lograr un aumento significativo en los rendimientos productivos de un predio ganadero, y en consecuencia un aumento de la rentabilidad de la empresa. Para esto se ha utilizado un recurso de bajo costo, en este caso el alga Macrosystis pyrifera, más conocida como huiro.

Esta innovación tecnológica en el proceso de producción de carne bovina consiste en suplementar la dieta alimentaria tradicional del ganado con algas en estado fresco, aprovechando así un recurso marino que existe en abundancia en las costas de la región de Magallanes, y que en la actualidad no es utilizado con estos fines.

El proyecto, que comenzó en diciembre de 2005, es ejecutado por el ganadero José Godoy Fernández en la Estancia Rosario, ubicada en la Península Antonio Varas en la comuna de Puerto Natales y que cuenta con 2500 hectáreas y 500 vacunos. Godoy explica que tiene una duración de 32 meses, permitiendo abarcar el proceso completo de crianza, recría y engorda de ganado bovino de carne; es decir desde la gestación de los vientres bovinos, hasta la terminación de sus crías como novillos y vaquillas gordas.

El Gobierno, a través de Innova Chile de CORFO, cofinancia el 35% de esta iniciativa con $26 millones. El 65% restante corresponde al aporte de la propia empresa ganadera que pretende aumentar su productividad, a través de una innovación tecnológica en el proceso de producción. Además probar mediante una investigación que la suplementación con algas marinas durante el invierno aumenta la eficiencia del proceso productivo y los rendimientos finales en los sistemas de “crianza de terneros”, respecto a los sistemas productivos tradicionales y que a través del mismo proceso innovativo es posible aumentar la eficiencia del proceso productivo y los rendimientos finales en los sistemas de “engorda de ganado”.

Así, se está realizando un estudio que finaliza a mediados de 2008 en el que se han utilizado 150 vacas Aberdeen Angus y cruzas, divididas en tres grupos. El primero, constituido por 50 vacas Aberdeen Angus que fueron manejadas de acuerdo a un sistema tradicional - sin suplementación de ningún tipo - manteniéndose a pastoreo directo de pradera todo el invierno. Un segundo grupo conformado por 50 vientres bovinos que recibieron un tratamiento alimentario basado en la entrega diaria de algas frescas. Y un tercero conformado por 50 animales que recibieron el mismo tratamiento alimentario, más un suplemento energético de bajo costo llamado afrechillo de trigo.

Aún faltan por lo menos 5 meses para que este proyecto concluya, pero ya existen algunas conclusiones que ya son analizadas por quienes trabajan en esta iniciativa. Por ejemplo que la suplementación invernal a vacas gestantes con algas de la especie Macrosystis pyrifera tiene un efecto positivo, permitiendo que estas lleguen a la primavera (previo al parto) con mejores pesos y condición corporal y reduce los riesgos de mortalidad. La suplementación adicional con afrechillo, tiene un efecto positivo, de similar magnitud respecto a las vacas suplementadas sólo con algas. El efecto sumatorio de los beneficios antes señalados, permite lograr mejores porcentajes de parición en los grupos suplementados, al evitarse la mortalidad y/o pérdidas gestacionales. Además los terneros nacen con mejor condición y mayor peso que aquellos hijos de vacas no suplementadas. Y que la suplementación con algas permitió que las vacas que llegaron en mejor condición al parto tuvieran una mejor lactancia, permitiendo a su vez que los terneros lactantes tuvieran tasas de crecimiento superiores al grupo testigo. Lo anterior permitió que los pesos de destete de los terneros hijos de vacas suplementadas fueran significativamente superiores al testigo.

El ganadero José Godoy, gestor de esta iniciativa cofinanciada por CORFO y ejecutada con el apoyo de CODESSER, señala que dentro de los resultados que espera luego de finalizar el proyecto es, en base a los resultados, buscar la factibilidad de crear una planta productora de algas como suplemento para ganado que no sólo le permitiera contar con forraje para el invierno en sus predios sino también iniciar una comercialización de este novedoso producto.

Fuente: http://radiopolar.com