(Universia.cl).- Hace dos años, el Prof. Patricio Huenchuñir, de la Facultad de Química y su equipo encontraron extractos de origen natural de microorganismos chilenos que contienen compuestos que inhiben el virus de la necrosis pancreática infecciosa (IPNV). A partir de ello trabajan para aislar e identificar el principio activo que está presente en estos extractos naturales.

 

En los últimos años, Chile se ha convertido en uno de los mayores productores mundiales de salmones, junto con Noruega, llegando a exportar más de 2.000 toneladas. Esta actividad productiva, generadora de un importante número de empleos y divisas para el país, se ve afectada por las pérdidas que se producen debido a la mortalidad de las especies cultivadas, especialmente por enfermedades causadas por virus, bacterias y parásitos.

Una de las patologías más importantes es la causada por el virus de la necrosis pancreática infecciosa (IPNV), el virus de mayor incidencia en la acuicultura mundial y que en los últimos tres años se ha diseminado rápidamente en todos los centros de cultivo del país. Esta es una enfermedad muy contagiosa que ataca especialmente a los alevines y a los salmones juveniles de menos de un kilo de peso, y puede llegar a producir la muerte de la totalidad de los salmones de un centro de cultivo. Hasta el momento no existe un tratamiento o vacuna eficaz para atacar la infección por este virus, y los productos que hoy están en el mercado, comercializados por empresas farmacéuticas y veterinarias, son muy poco efectivos.

El profesor Patricio Huenchuñir, del Departamento de Farmacia de la Facultad de Química de la Pontificia Universidad Católica de Chile, está desarrollando un proyecto con financiamiento de la Fundación Copec UC ( 70 millones de pesos por dos años), orientado a identificar y generar nuevos compuestos antivirales de origen natural para el tratamiento de la necrosis pancreática infecciosa de los salmones en cultivo. Además de la Facultad de Química, intervienen también la empresa biotecnológica Finbiotec, la industria veterinaria Centrovet, y el Centro de Genómica y Bioinformática de la Facultad de Ciencias Biológicas UC.

Hace dos años, el equipo del profesor Huenchuñir encontró extractos de origen natural de microorganismos chilenos que tienen actividad antiviral, es decir, inhiben el desarrollo del virus IPNV, convirtiéndose en nuevas sustancias posibles de convertirse en medicamentos para tratar esta grave enfermedad de los salmones. "A partir de ello -dice el investigador- hemos estado trabajando para aislar e identificar el principio activo que tienen los extractos naturales que aparece como el causante de la actividad inhibitoria del IPNV, mediante técnicas de biología celular y de identificación de compuestos orgánicos".

Los avances en este sentido han sido promisorios. "Hoy tenemos una idea concreta que una de las moléculas del extracto es activa y sabemos cuál podría ser esa molécula; además, hemos comenzado a realizar algunas pruebas en ovas de alevines tendientes a probar qué tan eficiente es la molécula, y estar seguros de que no produce daño ni malformaciones a los peces", señala Huenchuñir. "Todo esto nos permitirá poder ofrecer un producto farmacológico eficaz para la enfermedad en el futuro, desarrollado completamente en Chile, fácil de administrar por vía oral o a través del alimento, y exportable a otros países", concluye el investigador.

Una visita muy poco grata

La necrosis pancreática infecciosa (IPNV) existía en la mayoría de los centros de cultivo de salmones en el mundo, sin embargo, para Chile es un problema nuevo. Apareció entre 1992 y 1995, trasmitido a través de ovas infectadas que hicieron que el patógeno se extendiera a prácticamente todos los centros de cultivo del país. Si bien el virus IPNV es un patógeno extremadamente contagioso, porque se trasmite a través de redes infectadas, material de plástico, botas y guantes, y produce una alta mortalidad en los salmones, no afecta al ser humano.

Fuente: http://www.universia.cl