Por: Diego Domínguez
(Salud y Ciencias).- Investigadores de la Universidad Nacional del Nordeste, en Argentina, lograron adelantar el período de reproducción del pacú, lo que permite optimizar la cría de este pez. Se obtuvieron más periodos de reproducción y más especímenes destinados al engorde.

 

Mediante la aplicación de innovaciones técnicas en el área reproductiva, un grupo de investigadores del Instituto de Ictiología del Nordeste, dependiente de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), logró adelantar el tiempo de reproducción del pez pacú en la capital correntina, lo que permitió obtener dos periodos más de reproducción.

Esta experiencia marca un hito, ya que no se registran tareas similares en la región. El principal objetivo, además de posibilitar periodos adicionales de reproducción, fue poder manejar la estacionalidad. Otra de las finalidades era la de proveer a los productores de alevinos, es decir de peces pequeños destinados al engorde.

De esta manera, el éxito de la investigación beneficia el engorde de los peces, ya que significa que desde el Instituto de Ictiología se podrá proveer a los productores de alevinos en más cantidad y por más tiempo.

El proyecto, denominado Reproducción, Larvicultura, Alimentación y Ensayo de Poliploidia en Pacú (Piaractu mesopotamicus), fue realizado por el equipo de trabajo conducido por el veterinario Juan Pablo Roux.

Con materiales fabricados en la misma facultad, se logró que los peces adelanten para fines de octubre el desove y posterior nacimiento de las larvas, que en principio se esperaba para mediados de diciembre.

Para la realización del trabajo de campo se utilizaron los estanques de agua, fabricados con anterioridad en el Instituto de Ictiología. Se dejaron 3 estanques, cubiertos con un toldo totalmente de color negro para que no ingrese la luz natural, cada uno con los reproductores en su interior.

El trabajo comenzó el primer día del mes de julio, para que los peces tengan el reposo necesario a la anterior reproducción. Se utilizaron seis focos de 100 wats para otorgar más calor y dar iluminación de manera tal que ésta sea similar a la de la época de verano. Además, se aplicaron movimientos del nivel de aguas con el fin de crear una situación similar a la ocurrida en el río Paraná.

Fue clave mantener siempre el control no sólo de los peces reproductores sino también manejar la estacionalidad mediante la temperatura ideal establecida en 24 ºC grados y la luminosidad similar a la de un día primaveral, señaló el biólogo Sebastián Sánchez, integrante del equipo de Roux.

Se realizó un control exhaustivo diariamente, para que de esta manera, todos los días los peces reproductores mantengan la sensación de tener la estacionalidad, temperatura y luminosidad adecuada, comentó Julio Ortiz, otro integrante del equipo.
Según observaron los investigadores, la cantidad de huevos del desove fue similar a la de un tratamiento de reproducción normal. Además, la fertilidad fue del mismo porte que los realizados naturalmente.

De acuerdo con la evolución de la experiencia, los científicos evalúan que la reproducción no sólo fue exitosa, sino que marcó una pauta para futuras investigaciones tendientes a optimizar la cría de este pez.

Fuente: www.saludyciencias.com.ar