Los científicos anunciaron que el salmón que se reproduce en el océano Pacifico esta trasladándose a las aguas del Atlántico.

 

Un nuevo estudio mostró, que el pez, nativo del Pacifico norte, ha empezado a colonizar y reproducirse en los ríos del sur de Argentina.

Aunque la señal de que el salmón en los ríos “trucheros” de Argentina puede ser excitante para los pescadores, los predadores podrían convertirse en una pesadilla para la vida marina en la región.

Los invasores privarían de alimento a los pingüinos y a los mamíferos marinos, además el riesgo se incrementa debido a número de salmones que escapan de las piscigranjas en Chile, informaron los investigadores.

El primer estudio mostró que el salmón nada desde el Pacifico al sur del Atlántico, donde el salmón no es nativo.

El estudio se concentró en el salmón Chinook, una especie del Pacifico que recientemente se ha establecido en el sistema del río Santa Cruz en la región de la Patagonia – Argentina.

El análisis de ADN del salmón de Santa Cruz presentó rastros del experimento fallido de poblamiento con salmón en la costa del Pacifico en Chile, durante los años 80.

Don Staniford, es el representante europeo del grupo ambientalista Pure Salmón Campaign con sede en Washington, el manifestó que esto tiene consecuencias graves para el hábitat marino en la región.

El salmón Chinook fue descubierto por primera vez accidentalmente en las aguas de Santa Cruz en el año 1998, cuando los investigadores exploraban los lugares de desove de truchas. Recientemente, otra población viene siendo identificada en un río de Tierra del Fuego, al sur de Argentina.

Las corrientes de agua y el mar rico en peces de Patagonia permitieron que el salmón se disemine a las aguas del Atlántico, expresó Miguel Pascual del Centro Nacional Patagónico en Chubut, Argentina, quien es miembro del equipo que realizó el estudio.

Las aguas mas frías en el sur de Argentina, hacen de la región mas vulnerable a la invasión, informó Pascual, y los ríos de trucha probablemente sean el objetivo de la invasión del salmón.

Fuente: National Geographic News