GUAYAQUIL (El Comercio).- La acuacultura se convirtió en uno de los sectores más dinámicos de la economía.

 

En el 2007 espera terminar con ventas al exterior cercanas a los USD 700 millones y sus principales productos fueron el camarón y la tilapia.

La producción y venta del crustáceo registró un mayor crecimiento pues desde el 2002 al 2007 las facturas pasaron de USD 252 a casi USD 600 millones, según datos del Banco Central del Ecuador y camaroneros.

Pero a pesar del aumento en las ventas, el sector tiene problemas para competir en EE.UU., pues ahora solo se destina el 45% de las exportaciones cuando hace dos años era el 50%. Según  la Comisión de Comercio Exterior de  EE.UU. (Usitc, por sus siglas en inglés), los principales países que abastecen de camarón son Tailandia, Indonesia, Vietnam, México y Ecuador, que representan el 72,7% del total del consumo. Solo de enero a octubre del 2007 los estadounidenses compraron USD 2 410 millones en la variedad de camarón cocidos con cáscara, congelados, secos, salados o  salmuera.

El principal abastecedor fue Tailandia con USD 613,7 millones y Ecuador con USD 256,1 millones, según los datos de Usitc.

En tanto los mercados europeos  crecen y se consolidan, en especial Italia, España, Francia, Bélgica, Reino Unido y Holanda.

Pero no solo las exportaciones pesaron en la reactivación del sector. Se sumó el fallo a favor en  la demanda de ‘dumping’ presentada por  los EE.UU. y que afectó la comercialización del crustáceo en ese mercado, pues se aplicó un arancel promedio del 3%. Pero  la medida fue depuesta y se devolvieron los fondos que se cancelaron a los camaroneros.

Rodrigo Laniado, presidente de Songa, reconoce que hay un crecimiento en la producción promedio del 3%, pero vaticina que eso ya no seguirá. “Los costos de producción internos aumentaron este año un 10 y 15%, pero  los precios del camarón siguen estables”.

Sostiene que los camaroneros prefieren  el mercado europeo porque los precios son más altos que en los EE.UU. “La diferencia es de un 5%”. La cotización de la libra se mantiene en USD 1,4 en la Unión Europea pero la competencia es fuerte por el aumento de la producción asiática.

Esa opinión es compartida por Álex Ordóñez, productor camaronero, pero advierte que los europeos son más exigentes en calidad y controles sanitarios. “Hay que buscar más mercados y darle más  valor agregado al crustáceo”.

Fuente: http://www.elcomercio.com