(La Voz de Galicia).- Centenares de vecinos de la Costa da Morte participaron ayer en dos manifestaciones para mostrar su rechazo a la futura instalación (están previstas en el plan acuícola de Pesca) de las plantas de Camelle, en Camariñas, y Seiruga, en Malpica. Los dos actos de protesta coincidieron en el tiempo (doce de la mañana) y en objetivos, pero a 50 kilómetros de distancia.

 

En Camelle, los vecinos se oponen a la construcción de la piscifactoría en A Gándara. En Pesca han denominado a esa zona Xandriña, tal vez porque la Gandariña es una parte de ese terreno de más de 200.000 metros cuadrados, y suele pronunciarse Ghandriña .

Durante cerca de dos horas, bajo un sol absolutamente primaveral y un ambiente entusiasta y muy combativo (las consignas, los cánticos o las alusiones políticas, muchas combinadas con ingenio, parecían no acabar), los manifestantes, que en los momentos de más afluencia pudieron acercarse a los 800, recorrieron más de dos kilómetros para ver el lugar en el que está proyectada la planta. Antes, habían realizado un homenaje floral a Man, y durante el trayecto destacaban los centenares de banderas gallegas, el color verde de sus ropas y medio centenar de cruces plantadas en la playa, además de vecinos de Merexo, Quilmas, Arou o Corrubedo que se solidarizaron con sus pretensiones, lo mismo que Adega.

En Malpica, los manifestantes (en torno a 300) realizaron un recorrido más corto por el centro de la capital municipal para oponerse a la futura granja de Seiruga, en Barizo. Al contrario que en Camariñas, el alcalde, el también socialista Ramón Varela, participó en el acto y les mostró su apoyo. El vicepresidente de la plataforma, Alfonso Vidal, pronunció unas palabras, a ratos emocionadas, en las que comparó el plan acuícola con «outro Prestige , que ninguén o quere», y lamentó la falta de información. Tan poca, dijo, que «ata as primeiras novas que nos chegaron foron dende Australia, do fillo dunha veciña».

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es