El Gobierno de Tasmania esta desarrollando un amplio rango de medidas para detener que el virus mortal para el abalón se expanda en el estado.

 

La glanglioneuritis viral del abalón causó la disminución en Victoria y aun no se ha detectado en Tasmania.

Una nueva evaluación de riesgo local identifica medidas que podrían proteger a la industria, incluido el uso de sistemas de alcantarillado para tratar las descargas de las granjas y procesadores.

El principal funcionario de gestión pesquera, Andrew Sharman, indicó que mientras que el riesgo es bajo; es importante establecer medidas de bioseguridad. “En la actualidad pienso que estamos en una muy buena posición” destacó Sharman.

Dean Lisson del Tasmanian Abalone Council mencionó que la industria da la bienvenida al informe, a pesar de los altos costos proyectados.

“Abra un incremento en los costos de infraestructura y pienso que la industria aceptara esto” expresó Sharman.

Fuente: ABC