El rechazo de camarones baratos provenientes de la Asía ha forzado a un incremento de los precios de los camarones australianos y extranjeros, informaron los importadores.

 

Los mariscos importados ya han duplicado sus precios y continúan subiendo. Las pruebas de cuarentena Australiana para enfermedades ha dado como resultado que más de 300 t, o 22 contenedores, de camarones se han rechazados desde octubre. Solo 7 contenedores han sido aproados durante diciembre.

Desde octubre, un distribuidor de alimentos de origen acuático del sur de Australia ha incrementado sus precios al por menor, para camarones de tamaño medio importados, en 30-40%, de $18.90 a 25.90 por kilogramos, informando que algunos restaurantes han empezado a comprar camarones de tallas pequeñas.

Harry Peters, presidente de la Australian Seafood Importers Association, informó que debido a estos aumentos se incrementan los precios de los platos preparados en base a alimentos de origen acuático.

“La única alternativa será precios más altos para los camarones australiano” indicó Peters. “Los restaurantes de cinco a tres estrellas no tendrán problemas, debido a que ellos pagan altos precios y las personas estarán felices de pagar”.

Aunque las pruebas de cuarentena sobre las importaciones de camarones fueron introducidas a Biosecurity Australia and Australian Quarantine and Inspection Service para luchar contra cuatro virus prevalentes mortales en las granjas de camarón del sudeste de Asía. Las asociaciones de importadores de alimentos de origen acuático y la industria de hospitales harán campaña este año para detener las pruebas, argumentando que ellos son excesivos.

Fuente: Adelaide Now