Las bellezas naturales del Estado de Alagoas son apenas un atractivo para los turistas. Este escenario favorece el cultivo de ostras, actividad que genera renta para las comunidades pesqueras de la región.

 

En los últimos años, la ostricultura gana fuerza en la economía alagoana; sin embargo, lo que llama más atención es el cambio en estilo de vida de las personas que crían ostras.

Antes del proyecto de SEBRAE, para el desarrollo de la maricultura en la región, los pescadores sobrevivían de la pesca en los ríos y de la retirada de ostras y de sururu de los manglares. Lo poco que conseguían colectar era comercializado para los turistas.

“Las personas se enfrentaban al lodo y se cortaban con las conchas de las ostras del mangle. Además de no tener la certeza de conseguir el producto para vender” relata Manoel Cícero Rocha, considerado como el primer maricultor de Alagoas. Actualmente, Cícero es presidente de la Associação Paraíso das Ostras.

Cícero manifestó que la vida de los moradores de la Comunidad de Palatéia, en Barra de São Miguel, en el litoral sur del estado, esta cambiando con el Programa de Cultivo de Ostras, que forma parte del Projeto Cadeia Produtiva da Aqüicultura do Sebrae em Alagoas. “El proyecto mejoro nuestra vida un 100%” destacó Cícero.

Con el extrativismo, Cícero ganaba por mes un promedio de R$60 (US 34.0) para alimentar a sus cinco hijos. Ahora, con la ostricultura el consigue un promedio de R$ 300 (US$ 170.0) mensuales.

La Associação Paraíso das Ostras esta conformada por 32 familias que trabajan con la ostricultura. Ellos empezaron el 2002 con diez mesas de cultivo, hoy tienen 300 mesas. Con este aumento, la asociación produce 3.5 mil docenas de ostras por mes. Las otras menores de 10.0 cm son vendidas en R$ 5 (US$ 2.83) la docena; las ostras mayores de 12.0 cm son vendidas a R$ 10 (US$ 5.66) la docena.

Fuente: Gazeta Web