(La Segunda).- Coincidentes con la información existente en la industria del salmón fueron los resultados que arrojó el Programa de Vigilancia Activa (PVA) implementado por el Servicio Nacional de Pesca, Sernapesca, para la detección del Virus ISA.

 

 

Tras realizar un muestreo en el 93 % de los centros de cultivo del país, la autoridad informó que a la fecha se reportan sólo 17 jaulas de cultivo con brote del virus, de las 13.925 jaulas existentes en Chile. Además se ha confirmado que a la fecha el problema sigue circunscrito a Chiloé Central y que las medidas implementadas a la fecha son por lo tanto efectivas.

 

Las jaulas reportadas con brote están situadas en 10 centros, la mayoría  de ellos radicados en Chiloé. Hay que recordar que en Chile existen 558 centros de cultivo de salmón operativos.

En el caso de los centros sospechosos (16 en total) en 12 de ellos se ha eliminado el total de las jaulas con sintomatología preliminar positiva, mientras los cuatro restantes están en proceso de eliminación. De esta forma, todos los sitios donde han sido detectados brotes o situaciones sospechosas han sido eliminados.

De acuerdo a cifras de Sernapesca y de la industria, se han eliminado anticipadamente peces con una biomasa total de 3.400 toneladas; costo directo atribuible a esta enfermedad. Sin embargo, hay que recordar que Chile exporta anualmente 630.000 toneladas brutas de salmón y trucha.

El presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile, SalmonChile, César Barros, enfatizó que “el ISA es un actor con el cual tendremos que  convivir, al igual que con otros factores sanitarios. Este virus no afecta al ser humano y su control pasa por tomar medidas, como la cosecha anticipada y la cuarentena para el traslado de peces vivos, entre otras acciones.

Barros destacó al respecto la labor desarrollada por Sernapesca, “entidad que ha adoptado todas las medidas necesarias para que se mantenga el virus con una muy baja incidencia. Estas han sido fuertemente apoyadas por las empresas y están amparadas en la experiencia de otros países”, expresó. 

En tal sentido, el presidente de SalmonChile recalcó que al trabajar con seres vivos, el tema sanitario es y será un desafío permanente para la industria. “Hoy nuestros mayores esfuerzos se han concentrado en enfermedades como la Rickettsia (SRS) una infección de origen bacteriano en cuyo control ha habido importantes avances en el proceso de desarrollo de vacunas y medidas preventivas, y  en el Caligus, también conocido como “piojo del salmón”. En este último se realiza  un programa permanente de control en todas las zonas de abundancia del parásito. Este programa, coordinado por zonas para aumentar la efectividad de los tratamientos, se realiza bajo prescripción médico veterinaria y  protocolo establecido por Sernapesca. 

En relación al Cáligus, se estima que la demora de más de tres años en la autorización de nuevos productos para su control por parte del SAG, ha tenido un efecto determinante en su propagación. Lo que reviste una mayor gravedad al ser éste, además, un potencial portador de  ISA y SRS.

Cabe recordar que las principales causas de mortalidad de biomasa en la industria del salmón, según los resultados del Programa Zonal que desarrolla Intesal de SalmonChile, obedecen a los siguientes factores: enfermedades, que totalizan un 48% (lideradas por el Síndrome Ricketssial del Salmón (SRS), que representa la causa mayoritaria de mortalidad dentro de las enfermedades, y con porcentajes menores, la  Enfermedad Bacteriana del Riñón (BKD), el Síndrome Ictérico, Vibrio Sp., Necrosis Pancreática Infecciosa (IPN) y Flavobacteriosis); ataques de lobos marinos, que registra un 18 %  y constituye, después del SRS,  la mayor causal de muerte de peces; rezagos, un 14% ; eliminación, un 9% y finalmente otras causas, con un 11%.

Fuente: http://www.lasegunda.com