(EFE).- La Junta de Andalucía llevó a cabo ayer en El Rompido una repoblación de peces mediante la liberación al mar de 500 juveniles de lenguados y 250 de parrachos, un pez plano parecido al rodaballo y de valor comercial superior.

 

Esta suelta es la sexta que se realiza desde 2005 y se enmarca en un proyecto sobre diversificación en acuicultura que desarrolla el Centro IFAPA Agua del Pino, dependiente de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, con la participación de la de Agricultura y Pesca.

La directora general de Pesca y Acuicultura, Elvira Álvarez, y la presidenta del IFAPA, Carmen Hermosín, asistieron a la operación de repoblación, que tiene como objetivo conocer la adaptación de los peces al nuevo medio y fomentar el enriquecimiento ictiológico de la zona, aspecto que ayudará a desarrollar otros proyectos con fines como el fortalecimiento de los bancos de pesca o la recuperación de especies en áreas ecológicamente degradadas.

Para lograr este objetivo se recuperarán los ejemplares marcados y se realizarán campañas experimentales en la zona de repoblación, con el propósito de obtener datos de crecimiento y distribución de los peces en su medio natural, esperándose poder valorar la influencia de este tipo de actuaciones en el caladero del Golfo de Cádiz.

Lenguados y parrachos

Los peces, criados en el Centro IFAPA Agua del Pino, se han liberado en el arrecife artificial El Rompido I, instalado por la Consejería de Agricultura y Pesca.

Los lenguados miden 22 centímetros, pesan 175 gramos y tienen una edad aproximada de 2 años, mientras que los parrachos cuentan con 9 meses de edad, 17 centímetros de longitud y 70 gramos de peso.

La alimentación de estos peces ha estado constituida por piensos hasta hace aproximadamente dos semanas, en que se cambió a dieta natural.