MISSISSIPPI.- Las ventas de catfish se dispararon hace algunos años cuando los productores empezaron a entregar deliciosos filetes a los consumidores, pero ellos continúan combatiendo el problema de sabor.

 

Con mercado mas pequeños y una fuerte competencia internacional, es importante para los productores el de entregar un producto de alta calidad a los consumidores.

Terry Hanson, un economista agrícola de la Mississippi State University Extension Service, dijo que el mal sabor es un serio problema para la industria de la crianza de catfish.

“La información de la encuesta indica que cada estanque en la industria de catfish de Mississippi tuvo en promedio siete ocurrencia de mal sabor por año” dijo Hanson. “El mal sabor impide la cosecha en los estanques en un promedio de 59 días por cada año”.

De acuerdo a un estudio de 2001 por el Mississippi Agricultural and Forestry Experiment Station (MAFES), estas cosechas relacionadas al sabor costo a la industria en Mississippi un promedio de $23 millones al año entre 1997 a 1999.

El principal objetivo es reducir la posibilidad de que los consumidores puedan comprar peces con mal sabor.

Craig Ticker, investigador de MAFES en el Thad Cochran National Warmwater Aquaculture Center en Stoneville, dijo que el mal sabor es causado por compuestos aromáticos en el agua o alimentos del catfish.

“Los compuestos aromáticos son absorbidos a través de las branquias o el tracto gastrointestinal del catfish y depositado en el tejido graso” dijo Tucker. “Ellos eventualmente son metabolizados o excretados, pero la carne tendrá mal sabor si el pez es cosechado mientras que los compuestos permanecen en sus cuerpos”.

Tucker dijo que los términos usados para describir el mal sabor relacionado al alimento incluye: “pescado”, “pescado podrido” o “descomposición/vegetal”. Estos pueden ser causados cuando el pez hurgan por alimentos diferentes a la dietas manufacturadas por los productores. Con una buena gestión del alimento, estos malos olores no son muy prevalentes, pero puede tomar meses para que el pez purgue de esto de su sistema.

Tucker dijo que el mal sabor común es descrito como “rancio” o “a tierra”. Los mayores eventos son registrados en verano y las algas están relacionadas. La buena noticia es que son fáciles de tratar en pocos días o semanas.

“El sabor a rancio es el fenómeno natural más común” expresó Tucker. “Esto es muy difícil de cambiar lo que la naturaleza quieres. Las algas azul-verdosas en estanques son muy duras de gestionar”.

Jim Steeby, especialista en acuicultura de la Mississippi State University Extension Service, dijo que le mal sabor mayormente ocurre en los meses más cálidos, y que este también es el mejor momento de tratar el problema.

“Nuestras estación de tratamiento empieza a mediados de abril a mayo hasta que la temperatura cae a menos de 70 grados Fahrenheit, usualmente a finales de octubre” dijo Steeby.

El metabolismo del catfish se reduce dramáticamente cuando la temperatura cae a menos d e70 grados Fahrenheit. Ellos comen menos y los compuestos de mal sabor en sus sistemas se limpia muy lentamente.

Los problemas de mal sabor causado por las algas son corregidos en una semana o dos en verano cuando las temperaturas son cálidas, pero ellos pueden tomar meses en corregir cuando las aguas se enfrían.

El sulfato de cobre es el tratamiento más común para los sabores a tierra/rancio causados por las algas azul-verdosas en los estanques. Este químico puede ser difícil de disolver.