(La Prensa).- El 2007 fue el peor año para los exportadores de pescado fresco durante los últimos siete años.

 

La Asociación de Productores, Procesadores y Exportadores de Productos del Mar (Appexmar) reporta que esta actividad tuvo una caída de 43.6% durante el año pasado.

En total se exportaron 2 millones 315 mil kilos de pescado fresco en 2007, frente a los 4 millones 109 mil kilos exportados en 2006, según datos reportados por las empresas miembros de Appexmar.

La situación obligó a tres de las 20 plantas exportadoras a cerrar operaciones debido a que el negocio no era sostenible.
Valerio De Sanctis, presidente de Appexmar, indicó que fueron varias las causas del mal año que tuvieron las exportaciones de pescado fresco: siete meses sin recibir el Certificado de Abono Tributario (CAT), fuerte aumento en el precio de los combustibles, y el enfriamiento de las aguas marinas para finales de 2007, lo que ahuyentó a los peces de las zonas de pesca.

"Desde 1999 no teníamos un año tan malo en la industria pesquera. De 2000 a 2006 el negocio de las exportación de pescado fresco fue bastante equilibrado", comentó De Santics.

Señaló que la incertidumbre con los CAT también no permitió que el sector pudiera balancearse con el mal año en la pesca, ya que el incentivoes una herramienta financiera importante para los exportadores.

Y es que el Ministerio de Comercio e Industrias se tomó casi cinco meses en reglamentar el CAT y ahora las instituciones gubernamentales aún trabajan en el tema de las certificaciones para que los exportadores puedan volver a beneficiarse del incentivo fiscal que se extendió hasta 2009.

Algunos exportadores optaron por enviar parte del pescado por vía marítima en contenedores, pero de acuerdo con De Sanctis el negocio fuerte y que deja mayores dividendos está en el envío de producto fresco que fue el más golpeado durante 2007.

La información que maneja Appexmar sostiene el aumento en el precio del combustible y el enfriamiento de las aguas afectó mayormente a los pescadores que utilizan botes artesanales.

Los barcos industriales pudieron entregar pescado para ser exportado congelado a través de contenedores, aunque el precio es inferior al producto fresco.

De acuerdo con informes de la Contraloría General de la República, la única actividad pesquera que había registrado mejoría este año fue la del camarón, que llegó a los 46.5 millones de dólares en exportaciones hasta el mes de octubre, 5.5% más que en 2006.

Fuente: http://www.prensa.com